Deportes

Ramos vs. Mou, el gran culebrón

  • El penúltimo capítulo de la saga Ramos vs. Mou se conoció ayer gracias a unas fotografías publicadas por el diario Marca.

El Barcelona le saca ocho puntos de ventaja y lo espera el domingo en el Camp Nou buscando ampliar esa diferencia a 11, pero la preocupación en el Real Madrid pasa por otro lado, el evidente y cada vez más público choque entre el entrenador, José Mourinho, y una de sus figuras, el defensa Sergio Ramos.

El penúltimo capítulo de la saga Ramos vs. Mou se conoció ayer gracias a unas fotografías publicadas por el diario Marca.

Son fotos del partido del domingo ante el Deportivo de La Coruña, ganado 5-1 por los blancos. En el descanso, Mesut Özil fue sustituido tras recibir varios reproches de Mourinho y Ramos se puso la camiseta del alemán bajo la suya, para exhibirla en el caso de que logara marcar un gol.

Marca mostró ayer la fotografía en su primera plana acompañada del título "Desafío a Mou". Desde hace días, la prensa española asegura que la relación entre Sergio Ramos y José Mourinho no atraviesa un buen momento, con un punto de quiebra hace dos semanas, cuando el técnico portugués dejó en el banquillo al defensa en el partido de Liga de Campeones ante el Manchester City.

"No sé si mi suplencia fue un castigo o fue una cuestión técnica. La pregunta no es para mí. Lo único que puedo decir es que las cosas de familia las suelo resolver de puertas para dentro. No le importan a nadie. Lo que corre por mis venas es el Real Madrid y lo que pasa queda para mí", argumentó Ramos.

Mourinho afirmó públicamente que Sergio Ramos es un defensa de primer nivel "cuando está centrado". A raíz de la primera página de Marca, Ramos apareció ayer raudo para publicar en las redes sociales que su relación con Mourinho es "buena, honesta y clara". Y añadió: "Respeto sus decisiones y es para mí el mejor entrenador".

Además, Sergio Ramos explicó que el hecho de llevar una camiseta de Özil bajo la suya en la segunda mitad del partido ante el Deportivo obedecía a una razón personal. "Mesut es un gran amigo y le dije hace tiempo que mi primer gol de la temporada sería para él y aprovechando su cambio me puse su camiseta confiando que podría ser mi primer gol. Nada más", concluyó el central internacional.

El diario catalán Mundo Deportivo publicó ayer que "el Chelsea pondría sobre la mesa 50 millones de euros para hacerse con los servicios de Sergio Ramos". Y añadió: "No a final de esta temporada, sino el próximo mes de enero, cuando se abre de nuevo el mercado de fichajes".

Lo que sí demostró el central sevillano es que no va a callarse. De hecho, es el único jugador del Real Madrid que habla con los medios después de cada partido. Lo hace desde su suplencia ante el Manchester City.

Así, después del encuentro del domingo estuvo muy lejos de echarse atrás: "Mi conciencia la tengo muy tranquila cuando salto al campo, porque mi actitud siempre ha sido buena".

Curiosamente, Mourinho renunció a hablar en la rueda de prensa posterior a ese choque y delegó el trabajo en su ayudante, Aitor Karanka.

Sergio Ramos no es sólo uno de los futbolistas más valiosos y carismáticos del equipo, sino que cuenta con el afecto de compañeros de la selección española como Íker Casillas, Álvaro Arbeloa o Raúl Albiol, así como del argentino Gonzalo Higuaín.

Paradoja: el central español es uno de los jugadores más queridos de una hinchada que también adora a Mourinho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios