Melilla | portuense · la crónica

El Racing, más cerca del abismo

  • Los rojiblancos realizan un buen encuentro en el Álvarez Claro y sólo la falta de puntería les priva de un mejor resultado ante un Melilla que solventa el compromiso con tres goles en apenas nueve minutos

El Portuense se acerca cada vez más a Tercera aunque no mereció tanto castigo. Los de El Puerto de Santa María no tuvieron opción en Melilla en un partido en el que dieron la cara en la primera parte pero tuvieron que rendirse ante la superioridad de los norteafricanos tras el descanso. El enfrentamiento quedó sentenciado en nueve minutos. El conjunto local logró en ese periodo sus tres goles que le permiten seguir con muchas opciones a jugar las eliminatorias de ascenso a Segunda A.

En la primera mitad hubo muy poco juego por parte de los dos conjuntos más preocupados en defender su portería con el objetivo de no encajar gol que en atacar. El partido fue muy igualado y en los primeros veinte minutos apenas hubo ocasiones claras de gol. Sin embargo, la primera oportunidad llegó del lado local ya que nada más sacar de centro y a los quince segundos Álex Fernández, desde la frontal, probó fortuna con un duro disparo obligó a lucirse a Manu Taranilla.

El Portuense, a medida que fueron transcurriendo los minutos, se fue asentando y a partir del minuto 25 empezó a generar mucho peligro en la portería defendida por Dorronsoro. A los 27 minutos, una acción ofensiva de los visitantes acabó con un chut de Nacho Garrido que se encontró con la manopla salvadora de Dorronsoro. Finalmente Mahanan rechazó el cuero en la misma línea de gol.

Un minuto más tarde, y en pleno desconcierto del Melilla, Joni protagonizó una excelente jugada por la izquierda finalizando su acción con un preciso pase atrás a Diego Ramírez que, completamente solo en el punto de penalti, envió la pelota por encima de la portería melillense cuando lo más fácil era introducirla en el marco local. Una oportunidad de las que no se perdonan. Y en el minuto 33, Uvi no estuvo nada acertado en una contra de su equipo ya que disparó desviado cuando también se encontraba en una buena posición.

El Melilla, por su parte, no generó ninguna opción de gol ya que en ningún momento los norteafricanos no tuvieron la suficiente lucidez en la construcción de juego ofensivo desde el centro del campo para poner en serios aprietos a un Manu Taranilla que se convirtió en un espectador más en el primer periodo.

Tras el paso por los vestuarios, el Portuense siguió mostrándose muy peligroso en ataque pero le faltó definición en los últimos metros. La primera ocasión la protagonizó Nacho Garrido con un disparo desde la frontal del área. La siguiente jugada ofensiva fue del Mellilla en una acción en la que el colegiado anuló un gol por una falta anterior.

En el minuto 53, el técnico del Melilla realizó un doble cambio dando entrada a Migui y Sufian. Precisamente éste último fue el revulsivo para los norteafricanos. En el minuto 62 una jugada suya acabó con un centro al segundo palo donde Álex Fernández cabeceó el balón al fondo de la red.

En el minuto 63 una jugada de Sufian acabó con un remate ajustado de Andrés Ramos. Y cinco minutos más tarde llegó el segundo tanto del Melilla en un robo de balón de Sufian, que asistió a Andrés Ramos y éste a Álex Fernández, que marcó a placer. Y en el minuto 70 hubo una pena máxima muy protestada por el conjunto rojiblanco, que Migui se encargó de transformar, colocando el definitivo 3-0 en el marcador.

De ahí hasta el final, el Melilla estuvo totalmente perdido. Un libre directo a cargo de Sanlúcar, que despejó con la mano Dorronsoro, pudo significar el gol visitante. Poco después, Igor Cuesta abortaba una clara ocasión de los gaditanos. En el tiempo de descuento, el zaguero Mahanan, en línea de gol, evitó el tanto de la honra de los de Jordi Frabregat. Por su parte, el Melilla anteriormente también dispuo de buenas ocasiones como para haber logrado algún gol más frente a un rival que no acertó cara al gol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios