Fútbol l Tercera División

El Puerto Real se reivindica goleando a un débil Cartaya

  • Chapi y Ligero, con dos por cabeza, Lolo y Curtido firman los tantos verdiblancos

El Puerto Real logró en la tarde de ayer congraciarse con su afición, logrando reivindicarse ante un Cartaya bastante débil que fue el que pagó los platos rotos encajando media docena de goles. En vísperas de la Semana Santa, los verdiblancos comenzaron ésta con la resurrección de sus posibilidades que le hace mantener sus opciones de meterse en el grupo cabecero de la clasificación. Sin duda fue la primera vez en la presente campaña que el estadio verdiblanco fue una auténtica fiesta en una jornada de puertas abiertas donde la afluencia de público fue mayor que en otras citas.

Ya en la primera mitad, el conjunto entrenado por Salvador Alegre Boro salió con muchas ganas y en los primeros minutos se hizo con el mando del encuentro. Los verdiblancos mostraron un juego rápido en el arranque pero excesivamente espeso en los metros finales. Así, las primeras oportunidades para desnivelar la contienda que gozó el cuadro de la Villa llegaron como consecuencia de disparos de larga distancia. Así, tanto Lolo como Sergio Beato probaron fortuna desde lejos pero el esférico se marcho fuera del portal rival. En el minuto 31, el árbitro decretó pena máxima por manos de un jugador del Cartaya en una jugada embarulllada dentro del área visitante. El cordobés Chapi no desaprovechó el penalti y en su lanzamiento, con gran temple, engañó al guardameta estableciendo el uno a cero. Con anterioridad, Vicente lesionado dejó su puesto a Luis Ligero, lo que obligó a un cambio táctico dejando el doble pivote para Alexis y un Pablo Niño que comenzó en banda.

En la reanudación, llevó el verdadero festival del equipo de la Villa que fue netamente superior a un Cartaya sin mordiente ofensiva y muy blandito en defensa. Los locales volvieron a recupera la chispa de su juego. Una circunstancia que posibilitó que Luis Ligero se sumara a la causa y respondiera a lo que se espera de él. El verdiblanco fabricó el dos a cero en una acción personal dentro del área en la que dribló a su marcador y puso el cuero lejos del alcance de Nacho.

Más tarde sería Sergio Beato el que se apuntó a la fiesta y tras una internada por banda izquierda centró para que Chapi sólo tuviera que empujarla en boca de gol. Con el tres cero, los onubenses se convirtieron en un muñeco roto en manos de un Puerto Real crecido. Así, Pedro Curtido siguió su racha anotadora y logró enviar al fondo de la red un servicio de Pato consiguiendo el cuatro a cero. El delantero roteño sería el asistente del quinto y el sexto. El primero de vaselina a Lolo que repitió el globo ante la salida del portero del Cartaya, un auténtico golazo. Con el tiempo casi cumplido Ligero puso la guinda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios