raúl procopio. Entrenador del chiclana cf

"Prometo trabajo y más trabajo"

  • El técnico gaditano, que sustituyó en el banquillo a Kiko Prieto hace un par de semanas, deja claro cuál es su objetivo y su manera de llevarlo a cabo: con perseverancia y esfuerzo

Raúl Procopio posa en el Municipal al final de una sesión de trabajo con el Chiclana. Raúl Procopio posa en el Municipal al final de una sesión de trabajo con el Chiclana.

Raúl Procopio posa en el Municipal al final de una sesión de trabajo con el Chiclana. / sonia ramos

Hace dos semanas que llegó al banquillo del Chiclana y los cambios en el equipo no tardaron en notarse. Su trayectoria tanto de jugador como de entrenador es extensa y exitosa en todas las categorías en las que ha trabajado, por lo que Raúl Procopio no puede tener mejor aval que su propia experiencia. Ha tenido muchas ofertas, incluso de categorías superiores, desde que dejó de entrenar en Gibraltar, pero finalmente le dio el sí a los del Municipal, que llevaban mucho tiempo detrás de él. "Saber que siempre has sido la primera opción para entrenar aquí desde hace años es algo que me llena de orgullo", reconoce el técnico. Además, la garantía que le proporciona al club blanco el hecho de tenerle en el banquillo le ha dado una tranquilidad inicial a la plantilla para afrontar la nueva forma de trabajar.

Precisamente ese es el primer mensaje que les mandó a los jugadores. "Yo no vengo aquí a pasar el rato, sino a trabajar para conseguir el objetivo marcado: mantener la categoría, pero si en el último cuarto de temporada tenemos opciones de pelear por lo máximo lo vamos a hacer", sentencia Procopio. Sabe que la División de Honor es una categoría especial, formada por una variedad de equipos de distinto nivel pero que una vez dentro del mismo grupo puede pasar cualquier cosa. "Es muy extraña y desigual, pero es lo que nos ha tocado y esperamos hacerlo lo mejor posible".

Nada más llegar fue rotundo con directiva y plantilla: "No puede ser que un equipo con el potencial que tiene el Chiclana esté en esta posición, pues no se corresponde el lugar que ocupa en la clasificación con el material que hay aquí". Si Procopio se ha comprometido con el equipo hasta final de temporada es porque "creo en el equipo y se pueden hacer grandes cosas. Solo les voy a prometer una cosa: trabajo, trabajo y más trabajo. Es el momento de subirse al carro y quien no lo haga, que se fuera en el mismo instante en el que yo lo estaba diciendo". Los jugadores lo asumieron de manera positiva y se sumaron a la dinámica que proponía el nuevo míster. Para ello contaba con que ya conocía a varios miembros del vestuario, no solo de haberlos entrenado, sino que "he tenido a alguno de compañero (ríe, refiriéndose al veterano Javi Muñoz)".

Su primer partido fue hace dos jornadas, en casa, y se saldó con victoria chiclanera. Además, el cambio de actitud se apreció sobre el césped, así como la mejora en el juego táctico. Mejor no se podía empezar. La semana pasada perdieron en Puente Genil, pero siguen en la buena senda al haber recuperado la esencia que hace tiempo que no se veía en el Chiclana. "La clave no está en jugar con un determinado sistema, sino saber adecuarse a cada situación en base al conjunto que tengamos enfrente. Un equipo grande tiene que saber jugar también como uno pequeño cuando es necesario. Ahí radica su calidad y maestría".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios