Fútbol | Segunda División B

Prohibido fallar para el Sanluqueño ante su afición

  • Los pupilos de Abel Gómez, después de sucumbir frente al colista, reciben al penúltimo clasificado.

Abel Gómez reparte petos a sus pupilos durante un entrenamiento. Abel Gómez reparte petos a sus pupilos durante un entrenamiento.

Abel Gómez reparte petos a sus pupilos durante un entrenamiento. / P. Bernal

El Atlético Sanluqueño recibe este sábado al Atlético Malagueño. Para los verdiblancos es el segundo partido consecutivo que afrontan con equipos situados en zona de descenso. Si la pasada semana los de Abel Gómez se enfrentaban al colista, hoy aterriza en el campo sanluqueño el Atlético Malagueño, penúltimo de la clasificación.

Situado en la 14ª plaza y con cuatro puntos de ventaja sobre la zona de descenso (y sólo a dos del puesto de promoción), el Atlético Sanluqueño está obligado a enmendar la pifia que protagonizó la pasada semana al caer en casa de un Almería B que hasta entonces sumaba nada menos que 13 partidos sin ganar y seis derrotas consecutivas.

Por este motivo, en las filas verdiblancas han hecho propósito de enmienda, borrón y cuenta nueva y sólo se piensa en seguir fuertes en El Palmar y amarrar tres puntos que, a falta de seis jornadas para acabar la temporada, pueden suponer un paso adelante en la lucha por mantener la categoría.

En lo deportivo, Abel Gómez no tiene ningún jugador sancionado y toda la plantilla está a disposición del míster sevillano a excepción del lesionado Javi Gallardo.

Enfrente, el Atlético Malagueño está prácticamente desahuciado. Los de Manolo Sanlúcar, que en su Alineacioón probabledía fue jugador del Sanluqueño, no ha podido levantar el vuelo y con 24 puntos están a diez del puesto de promoción y a 11 de la salvación cuando restan 18 puntos. Con todo, no debería fiarse el equipo verdiblanco de un rival que le venció en la primera vuelta (2-1) y que viene de derrotar al Sevilla Atlético por goleada la pasada semana (3-0).

En ese sentido, Abel Gómez explica que la derrota de hace una semana le ha servido al equipo para "darnos cuenta de las dificultades que nos quedan de aquí al final y que, al contrario de lo que pensaba mucha gente, los partidos contra los equipos de abajo no son nada fáciles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios