Deportes

El Portuense naufraga en Linares

  • Las malas condiciones del terreno de juego hunden a un Racing que comienza bien el choque y que, tras encajar el primer tanto, va perdiendo el sitio frente a un Linares que acaba siendo muy superior

El Linares y el Portuense intentaron ayer jugar al fútbol sobre un charco de agua. Por la mañana parecía claro que el árbitro suspendería el encuentro nada más pisar el césped. Sin embargo, los rayos de sol del mediodía ayudaron lo justo a dejar el terreno de juego aceptable para cualquier colegiado, aunque aún encharcado para las filigranas ofensivas.

Con estos precedentes poco fútbol se iba a ver sobre el campo. O sobre el agua. Los dos equipos iniciaron el encuentro muy tímidos, con demasiado miedo a que el estado del césped provocase errores defensivos y acudiendo al único recurso que ayer tenían: balón largo y a ver qué pasaba. Sin embargo, en esas circunstancias era el Portuense quién llegaba con más peligro al área contraria.

No obstante, los defensas locales lograron quitarse el peligro de encima una y otra vez al mismo tiempo que los centrocampistas locales encontraban más espacio para llegar tímidamente. La estrategia de Manolo Tomé estaba claro, buscar jugadas a balón parado para hacer daño.

Tras unas cuantas ofensivas visitantes, protagonizadas por las peligrosas subidas de Uvi y Abel, el CD Linares empezó a despertarse de su letargo y a reaccionar. El Portuense había tenido, desde los comienzos del encuentro, el control del juego; llegando con icerta claridad al portal de Moso y creando algunas ocasiones, como una de Carrasco, que no acabaron en gol de verdadero milagro.

Lo cierto es que, conforme pasaban los minutos, el Linares le fue tomando el pulso al encuentro y Fran Moreno encontró en Pedro Díaz su principal aliado y por la banda derecha el Linares emprendió peligrosas acometidas. Los locales, poco a poco, fueron inclinando la balanza del dominio a su favor y furto de ello fueron los cinco saques de esquina que lanzaron en los primeros cuarenta y cinco minutos.

Justo en el último de éstos, encontraron el premio tras un certero remate de Fede que colocó el uno a cero en el marcador. Un gol, por la proximidad del periodo de descanso, de los llamados psicológicos y sin duda un duro golpe para el conjunto de El Puerto de Santa María que lo dejó dormido el resto del partido. Porque el descanso no valió para nada. Más bien para desanimar a los visitantes que, con el estado del terreno de juego, pensaron que poco más se podía hacer. Pero sí. El Linares les demostró que sí había lugar para mover el balón, para jugar y, por tanto, marcar más goles.

Desde la salida del segundo periodo, el LInares se erigió en dominador de la situación ante un Portuense que controlaba bien la situación y que, a poco que se lo permitía, intentaba la salida en busca del gol que le devolviera de nuevo la esperanza. Por su parte, el Linares seguía controlando la situación, adaptándose mejor a las pésimas condiciones del terreno juego.

En el minuto 58, Pedro Díaz, el mejor del partido, anotó su primer gol con la camiseta del conjunto local y ahí se acabó el encuentro para el Portuense que bajó los brazos por completo lo que propició la goleada local. Sobre todo, porque no le dio tiempo a reaccionar ante el dos a cero.

Cuando se atrevió a separar con desánimo sus líneas en busca de la remontada Pedro Díaz, esta vez con un gran gol de vaselina, mandó al traste con cualquier opción. Nacho Garrido, que había saltado al campo minutos antes, fue lo único destacable del Portuense en la segunda mitad. Pero de nada sirve intentarlo si estás solo. Sestelo sí tuvo compañía para, después de una jugada muy trabajada por los azulillos, anotar el definitivo cuatro a cero con le que se llegó al final de un partido demasiado largo para los jugadores del Puerto de Santa María.

Con éste resultado, el Portuense sigue en la zona de descenso, y ve cómo cada vez es más urgente enganchar un par de resultados buenos para poder colocarse en una zona cómoda de la clasificación y mirar con optimismo su futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios