ciclismo lTour de Francia

Con los Pirineos en mente

  • Contador piensa que llegará en buenas condiciones a la alta montaña mientras aprovecha el parón para curar sus heridas

El pelotón del Tour recibió como una bendición la primera jornada de descanso después de una semana marcada por las caídas, que han dejado múltiples heridos, mientras que los favoritos ya piensan en las etapas de los Pirineos, entre ellos Alberto Contador, quien a pesar de sus molestias en una rodilla cree llegará a la montaña "en las mejores condiciones". "Ahora tengo que mimar la rodilla, con hielo o con lo que sea, para estar listo en los Pirineos", agregó.

Ningún corredor de los 180 supervivientes del Tour dejó de comentar los efectos devastadores de la primera semana de carrera. Muchos ciclistas, favoritos incluidos como Wiggins, Brajkovic, Van den Broeck y Vinokurov se fueron a casa, otros siguen en carrera con heridas y dolores que pudieron aliviar en el día de reposo. Y es que el porcentaje de abandonos (9) es el más elevado desde hace cuatro años, pero lejos aún del récord registrado en 2003, con 26.

Contador tiene una rodilla inflamada, y eso le ha impedido pedalear con normalidad. Nada que le preocupe especialmente y que le impida empezar a hacer cuentas ante el futuro de la carrera, donde los focos le siguen apuntando como favorito número uno.

"Todos los años el Tour es difícil, lo he afrontado de formas diferentes. La presión a la que te somete esta carrera no la tienen las otras. El secreto es controlar la presión y convertirla en motivación y ganas de conseguir el objetivo", comentó.

La general está comandada por Thomas Voeckler (Europcar), gracias a la fuga de Saint Flour, en la que Luis León Sánchez estrenó el casillero español. El murciano le sigue a 1.49 y tercero, y primer favorito es Cadel Evans a 2.26. Con el australiano comienza la clasificación real, e indica que todos los favoritos se encuentran separados en torno 1.30.

Diferencias que no se han labrado en la carretera, en la lucha entre ellos, sino en el infortunio de los accidentes, caprichosos a la hora de elegir a la víctima, y en concreto en la montonera que se formó en la primera etapa a nueve kilómetros del Monte de las Alondras.

Pero el Tour avanza y se aproxima la hora de la verdad. Dos etapas de transición, que no de trámite, pondrá al pelotón en los Pirineos. Máscaras fuera. El jueves empieza la fiesta, el terreno Contador, con una etapa que incluye tres puertos considerables, dos de leyenda, el Tourmalet y Luz Ardiden.

El triple vencedor del Tour tendrá que empezar a limar diferencias, "sin obsesión porque luego quedan los Alpes y la contrarreloj final", pero asumiendo su papel de hombre a seguir por todos sus rivales. Su táctica será el ataque, sus enemigos están preparando el contragolpe. Entre ellos los hermanos Andy y Frank Schleck que "se encuentran en buena forma, han estado arropados por su equipo y no han tenido dificultades" , según Contador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios