cádiz c.f.

Optimismo, pese a la negativa de Competición

  • El Comité desestima el recurso cadista y el club anuncia que seguirá alegando · "La resolución no se sostiene", defienden abiertamente los juristas amarillos

Todo según lo previsto. El Comité de Competición anunció ayer que desestima el recurso presentado por el Cádiz por la alineación indebida de Kiko en el partido jugado en Alicante el pasado 15 de junio. Era lo más probable y lo que se esperaba, aunque los rectores del club amarillo y los cadistas en general albergaban alguna esperanza de que se atendiera su petición. En cualquier caso, el optimismo no desaparece entre los juristas y dirigentes de la entidad gaditana, donde se espera ahora que Apelación sí estime su reclamación.

Lo más positivo es que en los siete folios de los que se compone la resolución de Competición no aparece ningún argumento que desmonte realmente la tesis que defiende el club. No aparece elemento alguno que no se barajara previamente y esto facilita mucho las cosas para contragolpear ahora. La resolución refleja en la última página que cabe interponer recurso ante el Comité de Apelación en el plazo de diez días hábiles, a contar desde hoy día 5. Tan claras se tienen las cosas en el Cádiz, que van a hacer lo posible para acortar el plazo, con el objetivo de no perder más días en esta batalla que parece interminable y que está condicionando sobremanera la planificación de la próxima temporada. El objetivo es que Apelación se reúna lo antes posible para disponer de un periodo mayor por si tiene que acudir al CEDD o la justicia ordinaria.

En la resolución, después de apuntar los antecedentes de hecho se presentan siete fundamentos de derecho en los que se replica al recurso amarillo. En el segundo punto, se hace hincapié en que "el mismo ordenamiento federativo que dice que los jugadores del filial deben estar inscritos dentro del periodo habilitado para el club con el que pretenden alinearse emplea una dicción diferente hablando de que la inscripción se lleve a cabo antes de que finalice el periodo", lo que lleva a deducir según el Comité que la alineación "no ha sido en absoluto indebida". Para el Cádiz, esta teoría, que surge de la cuarta disposición general de las normas reguladoras de las competiciones juveniles del ámbito estatal, no se refiere a las categorías de Primera, Segunda A y Segunda B, sino a las no profesionales y por ello se habla de un solo plazo de inscripción en toda la temporada, algo que no sucede en las categorías profesionales y semiprofesionales.

Este sería el primer punto importante de fricción entre Competición y el Cádiz. Otro es el que aparece en el tercer fundamento y en el que se aceptan los argumentos del Hércules y del Córdoba sobre la inscripción de Kiko, que tuvo lugar el 6 de septiembre de 2007. Según estos clubes, "si la inscripción se realizó fuera del periodo inicial de agosto, existe un segundo tiempo de esa naturaleza entre los días 2 y 31 de enero, por lo que la limitación deja de contar en cuanto se abre esta nueva posibilidad, y por consiguiente, no existe irregularidad alguna. Además, la ficha fue visada por la LNFP, lo que en ningún caso permitiría calificar como alineación indebida la acaecida".

En el Cádiz esto se califica como una "aberración jurídica" por dos motivos. "Si la Ley quisiera decir que de forma automática se regulariza la ficha de un futbolista al abrirse un plazo posterior de inscripción al momento de su alta, lo especificaría y esto no sucede", afirma Muñoz. Por otro lado, queda claro que la LFP lo que hace es emitir un visado provisional para que Kiko sea alineado, en el que remarca que se le permite jugar "sin perjuicio de las disposiciones reglamentarias vigentes relativas a la inscripción y a la alineación de jugadores".

Todos estos aspectos los tendrá que rebatir el club amarillo a partir de ahora pensando en el Comité de Apelación. Será el momento en el que irrumpa la figura de Juan de Dios Crespo, abogado especialista en derecho deportivo. La idea es viajar a Valencia, donde tiene su bufete, para estudiar junto a juristas del club cadista la estrategia a seguir. Y, por otro lado, se mantiene la idea de acudir en un último caso a la justicia ordinaria. Podría darse caso de que en ese proceso se consiguiera una suspensión cautelar y que, o bien quedaran paralizadas temporalmente las competiciones de Segunda A y Segunda B, o que se tuviera encontrar forzosamente una solución con una competición de 23 equipos, por mucho que se niegue la LFP.

"Esta resolución no hay por dónde cogerla, no se sostiene. Está llena de excusas jurídicas para justificar el fallo. Los argumentos son muy débiles y en Apelación se pueden rebatir con rotundidad", asegura Martín José García. "Al leer la resolución da la impresión de que han partido de un fallo que tenían claro y después han intentado vestir el muñeco", añadía Martín José García Marichal, su hijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios