Primera Andaluza

Nene, del Chiclana, se reencuentra con el gol

  • Se muestra muy optimista: "La máquina va a empezar a funcionar ahora"

Nene celebra el tanto que marcó el pasado fin de semana al Algeciras B. Nene celebra el tanto que marcó el pasado fin de semana al Algeciras B.

Nene celebra el tanto que marcó el pasado fin de semana al Algeciras B. / Antonio Alba

No es un delantero puro, no es un centrocampista común. Antonio Jesús Galvín Ortega Nene lleva años demostrando que sabe desenvolverse como la seda en el ataque del Chiclana CF. Las cualidades que atesora el mediapunta se resumen en su calidad y su fantástica técnica, aunque este curso no está disputando tantos minutos como en campañas pasadas. El pasado domingo anotó su tercer gol de la temporada, frente al Algeciras B en casa, para sentenciar la victoria. Una nueva dosis de maestría sobre el césped que el público asistente supo reconocer con una ovación tremenda.

En Gibraltar jugó de medio centro con Raúl Procopio tras la lesión de Ernestito Cornejo, que los recuerda como "los mejores del año pasado. Me encontraba muy cómodo porque tenía detrás dos pulmones atrás que me permitían llegar arriba y soltarme un poco más. Soy un medio centro con llegada y el míster quería a alguien que tirara para arriba, sin olvidar que además jugaba con gente que me colocaba bien".

"Llevaba mucho tiempo sin marcar pero el domingo sabía que lo iba a hacer. Desde el calentamiento ya me estaban animando desde la grada, aunque yo no estaba tan tranquilo porque este año estoy jugando menos", comenta el chiclanero, que reconoce que "no estoy bien del todo y hay muchos compañeros que lo están bordando". Y un futbolista siempre quiere jugar, aunque no considera que haya tenido pocos minutos: "He jugado la mayoría de partidos de titular y no me puedo quejar, pero somos una plantilla muy amplia y con muy buenos futbolistas en cada posición, la mayoría polivalentes; eso es una maravilla".

Tanto los veteranos (los sub’33, como los llama Nene) como los más jóvenes "ya han cogido el rollo y ahora es cuando la máquina va a empezar a funcionar". Afortunadamente, la comunicación en el vestuario es total y entre los propios jugadores se ponen de acuerdo. "Lo bueno que tiene el Chiclana es que no hay un once fijo sino 20 titulares, y eso no lo tiene cualquiera en esta categoría", afirma.

A sus 31 años ha conocido a cientos de futbolistas a lo largo de su carrera. Sin embargo, asegura que "este es de los pocos años que he visto gente como Toledo, Vicente, Óscar, Miguel o Sergio, que cuando saltan al campo de juveniles no tienen nada. Juegan con unas ganas y un desparpajo increíbles y después en el vestuario también. Sergio, por ejemplo, es un abuelo, un viejoven (ríe). Eso puede ser un factor importante porque juegan con seguridad y confianza".

Como a todo buen amante del fútbol tradicional, a Nene tampoco le gusta el nuevo sistema de los cambios rotativos. "Al principio los dos equipos están fuertes pero según se acerca el descanso los jugadores iniciales son los que se comen el marrón. Si eres uno de ellos te sientan, el cuerpo se enfría y tienes que volver a entrar, también cuesta más. Al final es como todo, hay que amoldarse a la nueva normativa, aunque personalmente no me guste", se resigna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios