Deportes

Mourinho, de Ze Mario a 'special one' en Madrid

Su figura es objeto de decenas de libros en Inglaterra, Italia y pronto en España. Se estudia su carisma, su liderazgo, su gestión de recursos humanos, su táctica. Es José Mourinho, el técnico que más dinero gana, el más codiciado, el más mediático. El más. "Por favor, no me llamen arrogante, pero soy campeón de Europa y creo que soy especial", dijo en su presentación con el Chelsea en 2004 tras sorprender al mundo del fútbol con su triunfo en la Liga de Campeones con el Oporto meses antes.

"Tengo una gran autoestima y confianza en mí mismo", admitió en su presentación como nuevo preparador del Real Madrid. Había pocas dudas. Florentino Pérez lo definió como el "mejor entrenador del mundo". Para la foto oficial, ayer le dio una camiseta blanca con un dorsal: el uno. Adiós a la sonrisa y turno para defenderse de quienes lo consideran defensivo. Para dejar claro que no es rácano, sino "organizado", recordó cómo jugó con el Inter.

El Real Madrid presentó a algo más que un entrenador. "Vivo de fútbol. Mi trabajo es demasiado bonito. Es fútbol, pero es mucho más que eso. Un entrenador es un gestor", dijo el portugués en una entrevista recientemente publicada en la revista italiana Panorama. "Un entrenador es un líder en un grupo de grandes profesionales", agregó. Y si alguien es un líder es Mou, sobre todo por sus éxitos: un total de 14 títulos en dos temporadas en el Oporto, tres en el Chelsea y dos en el Inter. "Quiero ganar mucho, quiero ganar todo", aseguró el técnico luso, querido por los suyos, odiado por los rivales y admirado por todos. ¿Acaso no lo querrían como técnico los hinchas del Benfica, el United o la Juventus? "Quien me ama, me sigue; quien me odia me persigue", dice orgulloso el portugués, que tiene un catálogo de aforismos y titulares jugosos.

Mourinho llevó a la cima al Chelsea y lo hizo con el Inter. Misión cumplida. Tocaba buscar otros retos. "He entrenado a un grande en Inglaterra. Entreno un grande en Italia y entrenaré un grande en España", dijo ávido por ganar las tres principales Ligas de Europa. Se cansó de Italia, aunque Italia no se cansó de él. "Mourinho, un hombre verdadero en un fútbol falso". La pancarta no fue de los hinchas interistas, sino de los de la Lazio.

Mourinho técnico, Mourinho personaje. Fuera de los terrenos de juego, una persona diferente, cercana, amable, que se quita el traje de arrogante y de extrema autoconfianza. "No es el José verdadero", dicen en su Setúbal natal. En Portugal es Ze Mario: José Mario Santos Mourinho Felix. "A los 15 años me dijo que quería ser entrenador", contó su padre Felix.

Mou, en cambio, fue un defensa mediocre y a los 24 años ya entrenó. Empezó con los niños, desde abajo, estudió y se formó en Barcelona con Bobby Robson y Louis van Gaal. "Tras trabajar en Portugal, Inglaterra, Italia y ahora España seré un entrenador más culto", dijo Mourinho, empeñado en ser mejor y en hacer mejor a sus equipos. Sólo así será leyenda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios