Deportes

Mónaco se debate entre el poder de Red Bull y el peligro de los nuevos

  • Lotus, Virgin e Hispania, mucho más lentos que el resto del pelotón, representan un riesgo potencial en un circuito con tan poco espacio.

Entre los yates, la ostentación y el olor a gasolina, el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 llega este fin de semana con dos grandes cuestiones a seguir: el poderío arrollador pero sin fiabilidad de los Red Bull y el peligro que entrañan los equipos nuevos.

Lo sucedido el domingo en Barcelona fue una nueva muestra de lo que son capaces las máquinas del australiano Mark Webber y del alemán Sebastian Vettel, tanto para lo bueno como para lo malo. Pueden dominar sin prácticamente oposición pero también tienen una fragilidad mecánica peligrosa para sus propios intereses y de la que se están aprovechando convenientemente sus rivales.

No por casualidad la mejor escudería de la parrilla a día de hoy no lidera ni el campeonato de pilotos ni el de constructores. Eso es cosa del británico Jenson Button (70 puntos) y de su equipo McLaren (119). "El coche es rápido pero tienes que ser capaz de aprovecharlo. Hay un 50 por ciento de posibilidades de terminar", se quejó Vettel, que debería mirar a todos desde arriba en el Mundial si no fuese porque los problemas mecánicos le arrebataron dos victorias seguras. Ahora es tercero con 60 puntos. Webber, cuarto con 53, fue en la misma dirección que su compañero de equipo: "Necesitas un coche rápido pero necesitas tener uno que esté siempre allí".

A la espera de la fiabilidad definitiva, la baza del equipo austríaco es la velocidad y algo fundamental en un circuito callejero estrecho y con mínimas opciones de adelantar: la clasificación. "Va a ser más importante que nunca", anticipó Lewis Hamilton, el único que pudo junto a su McLaren hacerles frente a los Red Bull en España. Un pinchazo lo dejó sin segundo puesto a dos vueltas del final. El británico es uno de los cinco pilotos que estarán el domingo en Mónaco que ya saben lo que es ganar en los 3,340 kilómetros de asfalto del Principado. Lo hizo en 2008.

Lo acompañan Button (2009), el español Fernando Alonso (2006 y 2007), el alemán Michael Schumacher (1994, 1995, 1997 y 1999) y el italiano Jarno Trulli (2004). La victoria de Trulli con un Renault da el antecedente de que, pese a la importancia de la crono del sábado, Mónaco puede dar sorpresas el domingo. Y allí, como en el Gran Premio de España para aprovecharse de la desgracia de Hamilton y de los problemas mecánicos de Vettel, quiere estar Alonso con su Ferrari. "A menudo ha habido sorpresas desde el punto de vista técnico", cuenta el bicampeón del mundo y segundo del Mundial, tres puntos por debajo de Button. "Ha sucedido en el pasado que aquí han resultado ser competitivos coches que en otros sitios no lo habían sido. Ojalá que nos toque a nosotros ser la sorpresa, dado que hay ya quien dice que no tendremos opciones y quien piensa que tiene ciertamente ventaja".

Los que no pueden pensar en tener ninguna ventaja son Lotus, Virgin e Hispania. Los nuevos equipos, mucho más lentos que el resto del pelotón, representan un riesgo potencial en un circuito con tan poco espacio. En un hecho inédito, llegó a proponerse que hicieran una clasificación por separado para no entorpecer a las escuderías de punta en su vuelta rápida. La FIA no aceptó la idea. "Esto ya era un problema cuando éramos 20 coches y ahora lo será más, pero tenemos que intentar ver este aspecto como un desafío más", dijo Alonso. "Nosotros los pilotos tendremos que estar aún más atentos cuando doblemos, sin perder demasiado tiempo. Los técnicos deberán saber identificar el momento justo para mandarnos a la pista en la clasificación".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios