Deportes

Marcar, tarea imposible

  • Infinidad de oportunidades en el Industrial-Cartaya

Dani Guerrero brilló en el partido de ayer pero no 'mojó'.

Dani Guerrero brilló en el partido de ayer pero no 'mojó'. / c.i.

El Fontanal vive constantemente en el día de la marmota: la historia se repite una y otra vez, por más que sus protagonistas se empeñen en cambiarla. De nuevo un buen partido por parte de los chiclaneros, con infinidad de ocasiones pero ninguna entra entre los tres palos. Por suerte para los locales, el Cartaya tampoco estuvo fino de cara a gol, aunque presentó sus credenciales. El partido fue de ida y vuelta entre ambas áreas, con oportunidades a mansalva para unos y otros, pero el resultado inicial no se movió.

Dani Guerrero volvió a demostrar por qué es uno de los mejores delanteros de la categoría, pues intervino en todas las jugadas: bien rematándolas, bien dando el último pase o hasta sacando de banda. Ejemplo de ello fue el balón que le puso a Gatica en el 12', este se plantó solo ante el portero pero Bocanegra fue el que acabó achicando el mano a mano. Carlos también tuvo trabajo en su área, pues antes de la media hora de partido tuvo que hacer sendos despejes muy peligrosos, en acciones que podían haber subido al marcador.

El Chiclana Industrial fue el dueño de la posesión durante todo el partido, aunque sufría en las pérdidas. En un acercamiento de Dani Guerrero, que se revolvió buscando el disparo para el segundo palo, no encontró manera de finiquitarlo y el balón muerto tampoco lo aprovechó Adán. Destacadísimo fue también el papel de Alfonso, que estaba en todas partes, sin dejar pasar una, atento y atajando el peligro onubense.

Tras el descanso, los rojinegros saltaron enchufadísimos y a por todas desde el primer minuto. Sabían que eran capaces de hacerlo y que tenían mimbres y calidad suficiente para ello. De nuevo Dani Guerrero se las maravilló para poner en apuros a Bocanegra, pero tras un jugadón de Manolito, que se metió hasta la cocina, el remate del delantero pegó en el palo. Probablemente haya sido el mejor partido del Industrial en toda la temporada, por juego y por el rosario de ocasiones que hicieron divertirse al aficionado; pero, como siempre desde que empezó el curso, la sombra de la mala suerte volvió a planear sobre El Fontanal y se fue sin saldar la cuenta pendiente que tiene con este equipo. Pero la afición puede estar tranquila, que les sobran arrestos para seguir peleando contra viento y marea hasta ganar la batalla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios