fútbol Segunda División B

Maniata al rival y merece mucho más

  • Sólo la falta de puntería y la mala suerte impiden al Atlético Sanluqueño ganar en su visita a Granada

Abel Gómez y Alberto García presionan a un jugador nazarí. Abel Gómez y Alberto García presionan a un jugador nazarí.

Abel Gómez y Alberto García presionan a un jugador nazarí. / Carlos gil

Los nazaríes del Recreativo Granada no tuvieron su mejor día en un choque pasado por agua y fue el Atlético Sanluqueño quién disfrutó de más y mejores ocasiones para decantar la balanza a su favor, aunque al final tuvo que conformarse con un empate agridulce.

A pesar de la lluvia el cuadro nazarí fue fiel a su estilo y comenzó buscando llevar la iniciativa ante un Sanluqueño replegado atrás y que no quería un gol tempranero que condicionara pronto el choque. El agua que había que en el terreno de juego no permitía un toque de balón preciso y fluido y las ocasiones solo se producían a balón parado o desde larga distancia sin crear apuros en la zaga.

Los de Rafa Carrillo se fueron sacudiendo ese relativo dominio rojiblanco y trataron de percutir con salidas rápidas por el costado diestro para surtir de balones a las puntas de lanza verdiblancas, pero Mawi y Del Moral no estaban acertados ante Lejárraga.

El agua condicionaba las acciones y en un servicio de Jean Carlos sobre Nacho Buil, éste remató alto ante la salida de Diego García para cortar el lanzamiento. Los instantes finales tuvieron un cambio de decorado dada la mayor llegada visitante. Primero con un córner botado por el exrojiblanco Abel Gómez que Ceballos mandaba fuera por muy poco y acto seguido en un balón perdido por el conjunto granadino que aprovechó el Sanluqueño para marcharse a toda velocidad sobre la meta de Lejárraga, mandando Mawi, desde la frontal, alto el esférico cuando podía haberse internado en el área.

El choque fue empobreciendo progresivamente su ritmo de llegadas a las áreas y el cansancio y el estado del campo comenzó a pasar factura en ambos equipos. Los técnicos movían ficha pensando más en dar frescura que cambiar tácticamente el esquema de juego, pero las ideas seguían siendo las mismas. Una falta sobre el balcón del área supuso una ocasión para los nazaríes que Yael mandó fuera por poco.

Los minutos finales depararon más emoción que otra cosa dado el resultado, pero ambos conjuntos parecían conformarse con el empate tras un partido pasado por agua en el que por oportunidades, el Sanluqueño mereció más que un gris Recreativo que no mostró la cara mantenida en anteriores jornadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios