Deportes

El Málaga vuelve a sonreír

Mario presiona a Miguel Torres. Mario presiona a Miguel Torres.

Mario presiona a Miguel Torres. / Daniel Pérez / efe

El Málaga después de cuatro meses volvió a ganar en La Rosaleda y fue al Villarreal, un rival desdibujado que encajó el único gol de un lanzamiento de penalti transformado por Chory Castro.

Salió con empeño el cuadro malaguista, empujado por la necesidad de ganar y creando peligro con acciones de estrategia en dos faltas laterales, que solventó Sergio Asenjo. Se animó más el choque con varias acciones del Málaga y del Villarreal, en ambas áreas, pero sin intervenir ambos guardametas, Roberto y Asenjo. El primer lanzamiento en el que pudo marcar el Málaga llegó en el minuto 30 por parte de Diego Rolán, que cerca estuvo de entrar por la escuadra. El enfrentamiento entró en la recta final del primer periodo con aburrimiento hasta que un fallo en la entrega del Villarreal lo aprovechó Diego Rolán, que se internó en el área y cuando iba a quebrar a Asenjo, éste le hizo penalti, que lanzó Chory Castro y adelantó a su equipo en el minuto 37.

Los comienzos de la segunda parte fueron parecidos al final de la primera mitad, con el Málaga más metido y más intenso, y un Villarreal falto de ritmo. No obstante, mejoró el conjunto castellonense, empezó a tener más el balón, quizás más por el cansancio del Málaga, que ya no presionaba tanto. Pese a ello, no sucedió nada, solamente los cambios de los dos equipos para refrescar.

Los instantes finales se vieron con el Villarreal volcado en el área de los malacitanos, pero los locales supieron defender la victoria por 1-0, que deja la permanencia a 11 puntos y al Villarreal con la lucha mas apretada por estar en puestos europeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios