Deportes

El Madrid pide "cariño" a su gente

  • Zidane apela al Bernabéu, de uñas tras el partido con el Atlético, antes de recibir al Celta

El Real Madrid apeló ayer al "cariño" de su hinchada para afrontar el partido ante el Celta en un clima más favorable. La derrota frente al Atlético abrió una profunda brecha entre el equipo y su afición, que asistió, atónita y enojada, a la despedida de los blancos de la lucha por la Liga.

Los 12 puntos de desventaja que el Real Madrid tiene ahora respecto al Barcelona justifican el descontento de los hinchas blancos que, además, lamentan el discreto juego del equipo dirigido por Zinedine Zidane y el bajo rendimiento de algunos jugadores. "Queremos lanzar un mensaje a la afición: queremos su cariño porque nosotros lo vamos a dar todo por ella, porque es muy importantes para nosotros", dijo ayer el francés, a petición propia y sin que nadie le preguntara por la hinchada.

Dos meses después de su llegada al banquillo, Zidane ha visto cómo el entusiasmo que provocó su arribo se ha transformado en cuestionamiento y pesismismo. Y trata, con su sonrisa perenne, y su reiterada promesa de trabajo y mejora aplacar los caldeados ánimos que se respiran en el Bernabéu.

Los números, sin embargo, no hablan en su favor. Mientras el Barcelona bate récords, Zidane ha firmado el peor inicio de un técnico blanco comparándolo con sus cuatro inmediatos antecesores en el cargo. En sus diez primeros partidos, Zidane sumó 23 de 30 puntos posibles, mientras que José Mourinho consiguió 26, Carlo Ancelotti, 25 y Manuel Pellegrini y Rafael Benítez, 24.

"Yo veo al equipo bien. Podemos y vamos a mejorar, estoy convencido, pero yo estoy contento con ellos", se defendió ayer Zidane.

Hasta el pasado sábado, el Bernabéu había sido su refugio. En cancha propia, su Madrid había firmados las mayores goleadas y los mejores momentos de juego. La caída ante el principal rival ciudadano y ahora máximo competidor quebró la comunión con la hinchada, que no ahorró pitos a los suyos, y el halo de invencibles que tenían en su cancha.

De modo que el regreso al Bernabéu, después de la costosa victoria del miércoles ante el colista Levante, pondrá de nuevo a prueba al Madrid frente a un rival de altura. Aunque con menos solvencia que en la primera vuelta del campeonato, el Celta es uno de los equipos que mejor juega en la Liga y sus resultados lo mantienen en la sexta posición, a tan sólo dos puntos del Sevilla, quinto.

"Queremos hacer nuestro fútbol, ser protagonistas y atacar", avisó ayer Eduardo Berizzo, entrenador de un equipo que se impuso en seis de los trece choques que ya disputó lejos de Balaídos. "Hay que salir concentrados y tener la personalidad de imponerse en el uno contra uno y de animarse a jugar", añadió el argentino.

"Es un partido para dar lo máximo y poner el mejor equipo en la cancha. Yo no miro al martes, porque lo más importante es lo de mañana", replicó Zidane que, sin embargo, no podrá contar con su once de gala. Después de 47 días de baja, recuperó a Bale, así como a Marcelo y a los sancionados Sergio Ramos y Carvajal, pero no aún podrá contar con Benzema ni con Modric. Kroos, aquejado de una gripe, tampoco estará disponible.

Muy contento con el rendimiento de los canteranos Borja Mayoral y Lucas Pérez, Zidane podría recurrir a ellos para recomponer su once, como ya hizo ante el Levante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios