Fútbol sala l Primera Nacional A

Llamada de emergencia

  • El Virgili pide una entrevista con la alcaldesa para no abandonar la competición

El Virgili Fuentemar, el Panadería Virgili de toda la vida, agoniza. La crisis económica se ha cebado especialmente con el club de fútbol sala más carismático no sólo de Cádiz sino de toda la provincia. La situación que atraviesa es tan crítica que el dinero que hay en caja sólo da para la visita a Linares. La siguiente, el día 22 a Ceuta, simplemente no podría realizarse.

"Salva (Armengual) y yo estamos anímicamente muy mal, no lo hemos dejado ya por el grupo humano que hay detrás, porque Juan Carlos Gálvez, el resto de técnicos y los jugadores están respondiendo y se lo merecen todo", explica Pablo Isorna, que confiesa sentir envidia sana cuando ve cómo se solucionan los problemas de otras entidades de la capital.

"Lo del Gades -reconoce el presidente del Virgili Fuentemar- es la gota que colma el vaso. Me alegro por ellos, pero no entiendo cómo se les atiende con prontitud y a nosotros, en cambio, Vicente Sánchez nos hizo esperar, sólo para recibirnos, desde agosto de 2007 hasta abril de 2008".

Por si fuera poco, aquella reunión quedó en nada. "Nos pidió 53 dossiers, que nos costaron más de 1.200 euros, para enviarlos a varias empresas junto a una carta firmada por Ignacio Romaní. Desde entonces no sabemos nada del asunto. En cuanto al convenio, aceptó ampliar la subvención a 9.000 euros, de los que se descontarían las pistas, y no nos pagaron hasta septiembre de 2008 los 8.040 de la temporada 2007-2008, cuyo presupuesto, por cierto, ascendió a 360.0000 euros".

Consciente de que precisamente la última campaña suscitó polémica por abonar sueldos, Pablo Isorna se defiende recordando que el club, creado en 1976, ha sido reconocido el mejor de la provincia en la Gala del Deporte y su política de pago por resultados se ha convertido en una referencia. "Además -apunta- fomentamos el deporte y hemos organizado dos Campeonatos de España de categoría juvenil y otro más cadete".

La coyuntura del sector de la construcción impide a Promociones Fuentemar implicarse más y, aunque Zona Franca ha cumplido con los compromisos que adquirió, la realidad es que para cubrir el presupuesto de 60.000 euros de esta temporada faltan aún 35.000. No se debe ni el último viaje pero no hay fondos ni para el Memorial del inolvidable Paco González Ruiz, que el año pasado permitió al club donar 900 euros a la Asociación de Reyes Magos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios