Fútbol. Liga BBVA.

La Liga arde como nunca

  • La lucha por el título vive su final más apasionante de las últimas tres décadas. El Barça, el único que puede ser campeón hoy, parte con ventaja.

La Liga vive su penúltima jornada con la cima más apretada de las últimas tres décadas y pendiente de conocer aún quién será el próximo campeón. Podría serlo hoy mismo el Barcelona, si se da una combinación de resultados que parece poco probable. Los azulgrana, que encabezan la clasificación empatados a 85 puntos con el Atlético, deberían imponerse en el derbi barcelonés frente al Espanyol y esperar una derrota de los rojiblancos en la cancha del descendido Levante y que el Real Madrid no pase del empate en el Santiago Bernabéu ante el Valencia.  Los blancos, terceros, cuentan con un punto menos que Barcelona y  Atlético y sus opciones de proclamarse campeones dependen de lo que hagan sus rivales en las dos últimas jornadas, que se disputarán con horario unificado. 

"Mañana tenemos una opción de ser campeones. ¿Por qué no? Sólo la tenemos nosotros", resaltó ayer Luis Enrique, entrenador del  Barcelona. "Llevamos tres semanas en las que nosotros mandamos y si ganamos los dos partidos seremos campeones; ése es nuestro objetivo", añadió el técnico. 

Después de desperdiciar 12 puntos de ventaja entre marzo y abril y de encadenar luego cuatro triunfos, el Barcelona sigue dependiendo de sí mismo para revalidar su título de campeón de Liga.  

Su juego sigue sin convencer y, tras caer eliminado en los cuartos  de final de la Liga de Campeones ante el Atlético, su presión para no  fallar en la competición liguera es máxima. "La cabeza manda más que las piernas y es clave para afrontar bien los partidos de más trascendencia", aseveró ayer Luis Enrique que, ante el Espanyol, no podrá contar con el chileno Claudio Bravo. Lesionado, el portero titular de la Liga cederá su puesto a Ter Stegen, mientras que Mathieu podría entrar en la convocatoria tras haber recibido el alta médica.  

Prácticamente salvado, el Espanyol no pierde la esperanza de  confirmar su permanencia matemática fastidiando la Liga a su archirrival de Barcelona, como ya hiciera nueve años atrás con el conocido Tamudazo. Entonces, también a dos jornadas para la conclusión, un segundo gol de Raúl Tamudo en el minuto 90 del clásico apartó a los azulgranas del título de Liga, que fue a parar a las vitrinas del Real Madrid.   

Después de la tensión que presidió los choques de Copa del Rey  entre el Barcelona y Espanyol esta campaña, los azulgrana, que se  impusieron en 63 de los 81 duelos disputados hasta ahora con los  blanquiazules, prefirieron no hurgar en la herida y apuntar a los  tres puntos como claves para acercarse al campeonato.    

A la misma hora, el Atlético tratará de no facilitarles el camino  ante un Levante que certificó su descenso en la pasada jornada.  Después de clasificarse para la final de la Liga de Campeones doblegando al poderoso Bayern Múnich, los de Simeone confían en seguir dando batalla en una Liga que también tienen a su alcance.  "Tenemos la necesidad imperiosa de sólo una cosa: ganar, y a partir  de ahí pensar en el siguiente partido", afirmó el técnico argentino. 

Mientras, Zinedine Zidane podrá contar con Benzema ante el Valencia. El entrenador del Real Madrid no reservará al francés ni tampoco a Cristiano Ronaldo pensando en la final de la Champions del 28 de mayo ante el Atlético.  Las opciones blancas para conquistar la Liga son menores, pero Zidane, que tendrá las bajas de Bale, Keylor Navas y Dani Carvajal, no quiere  renunciar a ellas anticipadamente. "Son tres bajas importantes, pero estamos listos para este partido, que será difícil"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios