Deportes

Javier Fernández buscará la gloria olímpica a cuatro puntos del líder

  • El japonés Yuzuru Hanyu, campeón hace cuatro años en Sochi, llegará con ventaja a la prueba definitiva del programa corto de patinaje artístico.

Javier Fernández, durante su ejercicio. Javier Fernández, durante su ejercicio.

Javier Fernández, durante su ejercicio. / EFE

Comentarios 1

El español Javier Fernández, segundo tras el programa corto, buscará la gloria olímpica desde esa plaza en la prueba de patinaje artístico de los Juegos de PyeongChang, a cuatro puntos de su gran rival, el japonés Yuzuru Hanyu, defensor en Corea del Sur del título que ganó hace cuatro años en la cita de Sochi (Rusia).

Hanyu, de 23 años, que llevaba sin competir desde noviembre debido a una lesión de ligamentos en el pie derecho, demostró que no se ha resentido para nada de sus dolencias y causó furor entre los aficionados japoneses, la gran mayoría de los presentes en el Ice Arena de Gangneung. Los jueces valoraron su ejercicio en 111.68 puntos, exactamente 4.10 más que el de SuperJavi -de 26-, que llegó a Corea con la intención de resarcirse de los Juegos de Sochi, donde, al acabar cuarto, se quedó a las puertas del podio.

Después de lo sucedido este viernes en el Palacio de Hielo de Gangneung parece claro que el campeón madrileño, que acaba de firmar hace un mes, en Moscú, su sexto título europeo -seguido-, se las tendrá que ver de nuevo con su principal rival. En una prueba en la que otro japonés, Shoma Uno, ocupa el tercer puesto, con 104.7 puntos; y el chino Boyang Jin fue el único, junto a los anteriores, en rebasar la centena, al sumar 103.32 unidades.

El perfeccionista de Cuatro Vientos y el astro nipón -cuyos fanáticos seguidores llenan (literalmente) la pista tras sus actuaciones con los innumerables peluches del osito Winnie the Pooh que le lanzan desde las gradas- comparten pista de entrenamientos, en Toronto (Canadá); y técnicos, el prestigioso Brian Orser y su segunda la también canadiense Tracy Wilson.

Y ambos se han repartido los cuatro títulos mundiales del ciclo olímpico que se cierra en PyeongChang.

Yuzuru, actual campeón del mundo, repitió el año pasado en Helsinki el título que había festejado tres años antes en su país, en Saitama; mientras que Javi se anotó los títulos de 2015 y 2016, en Shanghái (China) y en Boston (Massachusetts, EEUU).

Abrió la competición este viernes el otro español en liza, Felipe Montoya, nacido en Pereira (Colombia) y que a los ocho años se afincó en San Sebastián. Felipe, debutante en Juegos, fue el primero en saltar a pista, en el primero de los cinco sextetos y acabaría el programa corto en vigésima novena posición, por lo que no pasó el corte de los 24 que este sábado disputarán el programa largo.

Yuzuru fue el primero del sexteto fuerte -que cerró el programa corto- en patinar en el Gangneung Ice Arena. Sobre cuyo hielo se deslizó al son de la Balada número 1 de Frederic Chopin para recibir una puntuación de 63.18 en los elementos técnicos y 48.50 en la presentación que le alzaron al liderato provisional de una prueba en la que espera convertirse en el primero en defender título desde que lo hiciese el estadounidense Dick Button en los Juegos de Oslo, en 1952. En los que ejecutó el primer triple salto de la historia.

El español, con un programa coreografiado, como siempre, por David Wilson, lo hizo con la música de 'Tiempos Modernos' de Charlie Chaplin -en un guiño al que empleó en el largo cuando ganó su primer título europeo, en Zagreb 2013-. Comenzó con la combinación cuádruple toe-loop/triple toe-loop, seguido de un cuádruple Salchow, una pirueta saltada vertical; un triple Axel, la pirueta sentada con cambio de pie y la secuencia de pasos; antes de concluir con la pirueta combinada con cambio de pie.

SuperJavi bordó un ejercicio cuyos elementos técnicos fueron valorados en 59.79 puntos, que sumados a los 47.79 de la presentación lo colocaron a 4.10 de los 107.58 con los que Yuzuru redondeó el suyo. Que recibió más puntuación que el del español, ya que el nipón hace sus dos saltos al final de su ejercicio, a diferencia del madrileño; que ejecuta el salto combinado al principio, mientras que el japonés lo hace al cierre.

Entre ambas actuaciones, ya la había pifiado otro de los favoritos, el estadounidense Nathan Chen, que empezó con caída en el cuádruple Lutz y no levantó cabeza, acabando el programa corto en decimoséptima posición, con 82.27 puntos.

El otro japonés, Shoma Uno, actual subcampeón mundial y que en diciembre cumplió 20 años, no desperdició la oportunidad de enfocar el podio y al son de Invierno, de las Cuatro Estaciones de Vivaldi, afrontará este sábado el programa largo desde la tercera posición (104.17).

Uno será el último en salir a pista, ya que, por tercetos se sorteó el orden de entrada en el hielo y el destino quiso que el primero en hacerlo será Hanyu, por delante del español, penúltimo en esmerarse este sábado. Una jornada que espera sea la de "un gran día", al considerar que "cuatro puntos no son tanto".

El ruso Dmitri Aliev -quinto, con 98.98- inaugurará el sexteto final; Jin saldrá después que él y, antes del trío estelar, saltará al hielo el canadiense Patrick Chan, sexto, con 90.01 puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios