Fútbol l Liga BBVA

Higuaín lidera una victoria de casta

  • El Madrid, con un hombre menos toda la segunda parte, remonta con cuatro goles del punta argentino

El argentino Gonzalo Higuaín, autor de cuatro goles, lideró, ante el Málaga, la remontada del Real Madrid, que jugó toda la segunda parte con un hombre menos, tras la expulsión de Sergio Ramos, y que se anotó los tres puntos merced a un ataque de casta que le mantiene en puestos de Liga de Campeones.

Schuster, que afrontaba el choque con las bajas de Robben, Pepe y Van Nistelrooy, optó por alterar su sistema habitual y dejó en el banco de inicio a Raúl, optando por un 4-2-3-1.

La crisis blanca se activó pronto, en el sexto minuto, cuando el portugués Eliseu dejó en evidencia a la defensa madridista, sentando, en gran jugada por la derecha, a Marcelo y a Heinze, antes de introducir en la portería de Iker un balón que, previamente, salió rebotado de su poste izquierdo.

La situación se corrigió por momentos tras una gran acción de Guti, habilitando a Marcelo, cuyo trallazo despejó Arnau, que no pudo impedir que Higuaín nivelase el marcador al aprovechar su rechace.

Pasado el primer cuarto de hora, Duda le puso un balón de oro -al que no llegó Heinze- al francés Baha, que adelantó de nuevo al conjunto andaluz.

Sneijder lo intentó desde lejos, pero de nuevo por la izquierda del ataque blanquiazul, Adrián ponía en aprietos a los locales, que recobraron la respiración a ocho para el descanso, gracias a una doble acción de Higuaín que, primero, picó un balón que tocó con la mano el brasileño Weligton; y, después, transformó el penalti que señaló Iturralde González.

Tras el descanso, un derribo de Gago sobre Duda dentro del área, provocó un penalti que transformó de potente chut Apoño.

Al Madrid sólo le quedaba apelar a la casta y si hay alguien que podía encabezar la gesta, ése no era otro que Higuaín, que quiere convencer a Maradona de que puede ser interesante para la selección albiceleste. De fuerte disparo, en el 70; y tras aprovechar el rechace de Arnau a un penalti que provocó y lanzó, en el 77, el Pipita se sacó de la manga un póquer, salvó a su equipo y salió del Santiago Bernabeu por la puerta grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios