golf lRyder Cup

Hazaña repleta de orgullo

  • El equipo europeo de Olazábal retiene el trofeo con una remontada histórica en el día final (14,5-13,5), empujado por el acierto de Poulter y un 'putt' taquicárdico de Kaymer

Europa hizo la hombrada, la machada: logró la Ryder Cup, quinto título en las últimas seis ediciones, en casa del enemigo, en Chicago, después de una remontada histórica culminada por el aleman Martin Kaymer, que con un putt que puso con el corazón en un puño a todo su equipo, le dio el punto decimocuarto a Europa, suficiente para quedarse la copa, al valerle el empate, y hundir las esperanzas de los yanquis, claros favoritos después de arrancar la jornada 10-6 por delante. Chema Olazábal, capitán del Viejo Continente, no daba crédito y honraba con este premio la memoria de su amigo Seve Ballesteros.

El guipuzcoano colocó a sus hombres más seguros primero para obrar el milagro. El acierto fue absoluto. Minó poco a poco la diferencia, gracias a un enorme Ian Poulter. El inglés había sumado todos los puntos y también logró el de ayer. Olazábal decidió que abriría la jornada Luke Donald, que dominó de cabo a rabo su duelo ante Bubba Watson por 2 y 1, llegando a tener ventajas de hasta cuatro. Lo siguió Poulter, de menos a más para recortar a Simpson y llevarse la victoria por dos. Europa se acercaba: 10-8.

Rory McIlroy no ha estado brillante en esta edición, pero solventó la papeleta en el tercer partido con otro triunfo, frente al novato de oro estadounidense, Keegan Bradley (2 y 1.) Igualó para los europeos el escocés Paul Lawrie, paseándose ante Brandt Snedeker por un rotundo 5 y 3.

Con empate a 10 y sin que Estados Unidos se llevara aún una alegría, Dustin Johnson levantó el ánimo local al tumbar al belga Colsaerts por 3 y 2. Respondió rápidamente Europa de la mano del inglés Rose, que celebró por todo lo alto su triunfo ante Mickelson cuando parecía que el partido lo tenía perdido: 11-11.

El norirlandés McDowell cayó con Zach Johnson, pero inmediatamente Westwood (3 y 2) y García (uno arriba) situaron a Europa por delante por primera vez (12-13). Dufner equilibró la preciosa pugna ante el sueco Hanson (13-13). A falta de dos partidos, Olazábal estaba de los nervios. Kaymer llegaba uno arriba al último hoyo ante Stricker. Si ganaba el alemán, triunfo para Europa. No anduvo fino en el primer putt, pero sí el segundo para certificar el éxtasis de los jugadores europeos (14-13).

Para nada servía el último duelo de la jornada, sin que Tiger tuviera ya nada en juego. Además, el italiano Molinari le ganó el hoyo y Europa se alzó con la victoria por 14,5-13,5. Guiño de Seve a Chema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios