Automovilismo l Gran Premio de Malasia de Fórmula 1

Ganan Button... y el diluvio

  • El piloto británico vence de nuevo aunque sólo suma cinco puntos por la suspensión de la carrera, a causa de la tormenta, sin más del 75% de la distancia cubierta · Alonso acaba 11º y los Ferrari tampoco puntúan

El británico Jenson Button (Brawn GP) cumplió con el pronóstico y ha conseguido la victoria en el Gran Premio de Malasia, pero la tormenta también y la carrera quedó suspendida en la vuelta 33 de las 56 a la que estaba programada, con Fernando Alonso (Renault) en undécima posición.

La posibilidad de que lloviera de forma torrencial se conocía días atrás y la posibilidad de que se suspendiera la carrera por falta de luz también. Se había retrasado la salida a las cinco de la tarde, hora local, y los pilotos, en su reunión del sábado habían pedido al director de carrera que en caso de que hubiera una tormenta, se suspendiera la carrera, que no se neutralizaría tras el coche de seguridad.

Fernando Alonso podía haber terminado en podio. Había protagonizado un inicio de carrera sensacional que le llevó a la cuarta posición, manteniendo a raya al brasileño Rubens Barrichello (Brawn GP), al finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), al australiano Mark Webber (Red Bull-Renault) y al alemán Timo Glock (Toyota)

Pero en la vuelta dieciocho, empezó a diseñarse la tormenta. Alonso se disponía a entrar en garajes en la vigésimo primera para repostar y montar las ruedas de agua, cuando ya lo habían hecho la mayoría de sus rivales, con lo que se iba a ahorrar un parada. Pero se encontró en una curva más mojada que el resto y se fue fuera de la pista.

Alonso logró controlar el coche, evitó que se quedara en la trampa de grava, pero perdió el fruto de su trabajo durante veinte vueltas.

La carrera se convirtió en una lotería desde la vuelta dieciocho cuando en Ferrari, a pesar de que sólo caían algunas gotas, montaban a Raikkonen ruedas de lluvia extrema, porque el diluvio parecía inminente, pero cada vuelta que se retrasaba perdía veinte segundos con respecto a sus rivales.

Button cambió los de seco por los extremos tres vueltas después de su primera parada, volvería de nuevo a parar para montar los intermedios en la 29 y por último en la 31 para de nuevo los extremos, lo que da una idea del desconcierto reinante en los equipos.

Alonso y la mayoría de los pilotos, a excepción del alemán Nick Heidfeld (BMW) -que sólo se detendría en una ocasión, lo que le dio el segundo puesto en el podio-, lo hicieron en tres ocasiones, para pasar de extremos a intermedios y de intermedios a extremos.

Cuando la tormenta comenzó a descargar con fuerza en la vuelta 31, la pista se puso impracticable y los trompos y excursiones fuera de la pista fueron la nota dominante, salió el coche de seguridad a la pista, neutralizó la carrera y en la vuelta 33, cuando se había cumplido una hora, el director de carrera detenía la misma.

Las posibilidades de que se pudieran reanudar eran mínimas, no sólo por la cantidad de agua que caía, sino por la falta de luz. Los pilotos, encabezados por Fernando Alonso y Mark Webber y secundados por el italiano Jarno Trulli (Toyota), no eran partidarios de seguir. A los cincuenta minutos el director de carrera decidía dar por concluida la carrera de forma definitiva y como no se había cumplido el 75 por ciento de la distancia total, los ocho primeros clasificados recibieron la mitad de los puntos.

El gran perjudicado de la suspensión con la bandera roja fue Timo Glock, que en la vuelta 32, una antes de que se suspendiera la prueba, había adelantado a Heidfeld en la segunda posición y atacaba a Button para arrebatarle el liderato, pero al tomarse en cuenta la clasificación dos vueltas anteriores a la de la suspensión, retrocedía al tercer puesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios