Deportes

Final con estilos de juego contrapuestos

El CSKA Moscú, un equipo cerebral caracterizado por la sangre fría y por no perder la tranquilidad en los momentos decisivos de un partido, disputa hoy la final de la Euroliga ante un apasionado Panathinaikos, un equipo que disputa cada balón como si se tratara de un asunto de vida o muerte.

Se trata de un duelo en el que se enfrentan dos maneras distintas de ver el baloncesto, tal vez con cierto favoritismo para el CSKA no sólo por el hecho de ser vigente campeón sino porque en compromisos como el de hoy muchas veces el que se impone es el equipo que mejor controla los nervios.

El CSKA es más preciso en su juego y sale a los partidos con un libreto en el que confía plenamente, independientemente del desarrollo del compromiso y muchas veces logra darle la vuelta al resultado a punta de perseverancia en un sistema y un estilo.

El Panathinaikos, en cambio, juega más a partir de arranques de temperamento y muchas veces cae en la precipitación, lo que le lleva a fallar innecesariamente en los pases y en los lanzamientos. 0

Además del duelo entre los técnicos, Messina y Obradovic, llama la atención el que protagonizarán dos jugadores estrella: los lituanos Ramunas Siskauskas, del lado del CSKA, y Sarunas Jasikevicius, del Panathinaikos.

Por otra parte, eliminado de manera implacable en la semifinal por el CSKA, el Regal Barcelona está obligado a jugar hoy el partido más incómodo de la temporada, la final de consolación de la Euroliga ante Olympiacos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios