La consulta del especialista Factores de crecimiento

  • Son proteínas que regulan los procesos clave de la reparación tisular

Nadal suele usar los factores de crecimiento. Nadal suele usar los factores de crecimiento.

Nadal suele usar los factores de crecimiento.

Cuando un tejido recibe una agresión o sufre un daño, se ponen en marcha mecanismos de autodefensa que integran la reparación tisular, y que tienen como objetivo restaurar la integridad del tejido lesionado para restablecer la función de la región dañada. Un gran número de complicaciones médicas y quirúrgicas se deben a mecanismos de reparación insuficientes o defectuosos. Conseguir una reparación rápida y eficaz que permita integrar al paciente a su vida normal, es el objetivo de estas terapias.

Los factores de crecimiento (FC) son proteínas que regulan los procesos clave de la reparación tisular y que ejercen diversos efectos sobre el crecimiento celular, metabolismo, locomoción, contractilidad y diferenciación celular, que son esenciales para la reparación de los tejidos. Son secretados por muchos tipos celulares como una función basal o de respuesta a una lesión, pero, sobre todo, lo son por las plaquetas. Hay al menos 7 tipos diferentes de factores de crecimiento, cada uno tiene una acción concreta: unos se encargan de estimular la formación de nuevos vasos para que haya aporte suficiente de sangre en la zona dañada, otros se encargan de formar nuevos nervios que sustituyan a los lesionados, otros estimulan la formación de colágeno o de hueso, otros activan a las células musculares llamadas satélites que se encargan de formar nuevas células musculares. Hay todo un abanico de opciones destinadas a reparar un daño o regenerar una zona enferma como es el caso de sufrir artrosis.

Las plaquetas (células que taponan las heridas evitando el sangrado) que invaden con prontitud las regiones adyacentes a un tejido lesionado, son ricas portadoras de factores de crecimiento. Estos son liberados desde unos pequeños gránulos que hay en su interior, y se convierten así en potentes iniciadores de la cascada de acontecimientos que dirigen a la curación, difundiéndose rápidamente desde el lugar de la lesión. Son células cuya vida media es corta, alrededor de 7 días. Las plaquetas son células pequeñas de 2-4 micrometros de diámetros y hay 300 mil por mililitro en la sangre. Dentro de cada plaqueta podemos encontrar Calcio, serotonina, factores de crecimiento y sustancias que contribuyen a formar un coágulo y detener el sangrado.

Las plaquetas que invaden las regiones adyacentes a un tejido lesionado son ricas portadoras de factores de crecimiento

El plasma es la porción líquida de la sangre. Es el medio en el que flotan las células sanguíneas, además de otras sustancias tanto orgánicas como inorgánicas. El peso del plasma de una pesona de 70 kg , es de unos 3,5 kg.

¿Cuáles son las indicaciones de esta terapia?

En la actualidad, la administración de plasma rico en plaquetas (que a su vez vehiculizan factores de crecimiento), tiene múltiples indicaciones en importantes patologías, pero el mayor efecto se logra cuando se ha infiltrado dentro de las primeras 48 horas tras la producción de la lesión:

-Las fracturas: ayudan a aumentar la consolidación del hueso fracturado.

-Las tendinitis crónicas. Entre las más frecuentemente tratadas y con mayor tasa de buenos resultados, la tendinitis de aquiles, la fascitis plantar y la epicondilitis. Su capacidad para revertir en determinadas situaciones los fenómenos inflamatorios locales e indirectamente el dolor. El tendón es un tejido que repara regular, sobre todo dependiendo de la edad, del peso, del tipo de esfuerzo al que lo sometamos. A más edad, peor capacidad de reparación. La estructura de los tendones se desorganiza con facilidad provocando una reparación incompleta con células de mala calidad y un pobre aporte de oxígeno.

-Lesiones musculares ya que aceleran el proceso de cicatrización y reparación del tejido muscular. El músculo por sí solo es capaz de recuperar de forma completa lesiones que involucren hasta un 20% de su volumen. A partir de ahí, el resultado es incierto y, en lugar de células musculares se forman fibroblastos que son las células que forman una cicatriz. Se ha demostrado que la reaparición de un deportista puede acortarse entre 5 y 7 días, además de prevenir futuras roturas y experimentar menor dolor.

-Lesiones articulares degenerativas (artrosis): es la indicación con menor evidencia científica; hay estudios que demuestran una alivio del dolor y una mejora de la función articular. Han mostrado resultados esperanzadores en virtud a la facultad de los factores de crecimiento en estimular la síntesis de tejidos, desde el cartílago articular lesionado y la membrana sinovial que tapiza internamente la cápsula articular. El mecanismo de reparación parece ser el bloqueo de los mediadores de la inflamación asociados a la artrosis y que provocan el dolor, el derrame articular y la pérdida de movilidad.

-Puntos gatillo del dolor en enfermedades como la fibromialgia o síndrome miofascial, donde hay dolores musculares generalizados. Se produce un alivio de la sintomatología dolorosa gracias a una reducción de la inflamación local, un incremento en la formación de células musculares sanas y reduciendo el número de células musculares que mueren.

Tubos con plasma rico en factores de crecimiento. Tubos con plasma rico en factores de crecimiento.

Tubos con plasma rico en factores de crecimiento.

Proceso de obtención

-Se realiza una extracción de sangre al paciente, similar a la que se requiere para una analítica normal. Lo habitual es el llenado de 4 tubos de 8 ml, pero dependiendo de las localizaciones que haya que infiltrar, se pueden llegar a usar hasta 8 tubos en un solo proceso

-A continuación, se realiza la fase de plasmaféresis, es decir, se colocan los tubos de sangre extraída en una centrifugadora, que será la encargada de separar la células sanguíneas. Las células rojas y blancas son más grandes y pesadas que las plaquetas, por eso, una vez finalizado el proceso de centrifugado, las plaquetas, de color amarillo, quedan arriba, y el resto quedan en el fondo del tubo. La cantidad de plaquetas obtenida puede llegar a ser 60 veces superior a la que hay normalmente en el torrente circulatorio.

-La parte más cercana al borde del tubo, es pobre en factores de crecimiento, y la más enriquecida es la que queda en el límite entre las plaquetas y la zona roja. Es por eso por lo que, de forma meticulosa, hay que aspirar la parte más enriquecida, desechando la más pobre.

-Una vez aspirada la parte más rica, se deben activar las plaquetas añandiendo cloruro cálcico. Éste actúa como un gatillo, poniendo en marcha el proceso reparador.

-Se infiltra en la región a tratar. El 70% de los factores, se activan en el lugar de la inyección a los 10 minutos. El 100% lo hará cumplida la primera hora. A los 7 días aún se puede apreciar capacidad de reparación en el lecho infiltrado.

¿Cuántas veces me tengo que infiltrar?

Se recomienda entre dos y tres, separadas cada una entre 4 y 7 días. La aplicación de factores se puede aplicar al mismo tiempo que se realiza un tratamiento rehabilitador, ya que ambos son compatibles en el tiempo.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios