nba

Europa, difícil destino

  • El cierre patronal posibilita el retorno de muchos jugadores, aunque sus sueldos, a veces, son un escollo · "No quiero pasar un año en blanco", afirma Pau Gasol

La interrogante surgió de inmediato después de que se hiciera realidad el temido lockout de la NBA en Estados Unidos: ¿Será el baloncesto europeo el destino de LeBron James, Pau Gasol, Ginóbili, Nowitzki y compañía? Posible, pero poco probable.

Finalmente hubo cierre patronal y la NBA puso el candado, de tal forma que los jugadores no pueden ni siquiera hablar con los médicos del equipo. Así es el lockout, en el que franquicia y jugadores se convierten en enemigos acérrimos. Ahora la cuestión es saber qué pasará con los jugadores, después de que durante todo este tiempo se escucharan voces sugiriendo la posibilidad de viajar al baloncesto europeo.

Sin ir más lejos, Pau Gasol se mostró favorable en este punto: "No quiero estar un año blanco". En el mismo sentido se manifestaron recientemente jugadores como los argentinos Ginóbili y Luis Scola, el alemán Nowitzki e incluso la superestrella estadounidense Kobe Bryant.

Pero no es sencillo que estos multimillonarios astros jueguen en el baloncesto europeo, por diferentes motivos.

En primer lugar están los terroríficos sueldos que cobran las superestrellas. Pau Gasol, por ejemplo, gana más de 10 millones de euros anuales en Los Angeles Lakers, que es unas diez veces más de lo que gana un jugador cotizado en Europa. Además, el baloncesto europeo no ha sido capaz de sustraerse a la crisis y cada vez hay menos dinero. Por ejemplo, grandes clubes griegos están en venta tras largos años de pérdidas acumuladas. Y otros grandes, como Barcelona y Real Madrid, han recortado presupuestos drásticamente.

Otra cosa es que haya estrellas que quieran jugar en Europa por un precio simbólico para ellos (aunque enorme para los clubes). En este sentido, las marcas comerciales tendrían una influencia decisiva por su interés de poner a los jugadores en la cancha, ya que pagan enormes fortunas por que los astros exhiban sus productos.

Con todo, bastante más probable sería que los jugadores de segundo escalón (por ejemplo, del perfil de Rudy Fernández) se interesen por jugar en Europa. No tienen todavía grandes sueldos en la NBA y ven peligrar su progresión si están parados.

Hay además otro aspecto que enreda más en el conflicto: ¿Cuánto tiempo durará el lockout? El conflicto se puede solucionar en cualquier momento, ya sea mañana o dentro de un año. Así, está fijada la fecha del 7 de enero como día tope para que haya temporada regular.

Vista esta perspectiva, ¿le interesa a un club europeo hipotecar la formación de su plantel con un jugador de la NBA que no sabe si se marchará a los dos meses? "Me he planteado la posibilidad de volver a jugar en la ACB pero sería difícil porque jugar sólo unos meses sería injusto para el equipo que apostara e invirtiera en mí. Está claro que no me gustaría estar todo el año en blanco, pero me parecería muy extraño que la temporada se suspendiese, sobre todo por el buen momento que atraviesa la NBA", resumió Gasol.

Lo que está fuera de toda duda es que el lockout está revolucionando el panorama actual. Pero si hay poco dinero en Estados Unidos, qué decir entonces de Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios