josé manuel pérez herrera. entrenador del atlético sanluqueño

"Espero que lo que el fútbol nos arrebató nos lo devuelva en otro momento"

  • El técnico alaba la trayectoria de sus futbolistas a lo largo de toda la campaña pese a no ascender "cuando ya lo estás tocando con las manos" y subraya que "para mí lo hicieron perfectamente, un error no va a cambiar el trabajo de este equipo en absoluto"

-¿Qué sensaciones tiene después de haberse escapado el ascenso a Segunda B?

-Evidentemente la tristeza de haber perdido algo que lo teníamos muy a la mano; perdimos algo que hemos estado trabajando durante mucho tiempo con mucho sufrimiento y con muchas dificultades pero por otra parte tenemos que estar satisfechos por el trabajo que nos ha traído por el camino hasta este punto, que es lo que nos ha hecho crecer. Eso quiere decir que el trabajo ha sido bueno y tenemos que estar orgullosos de todo lo que nos han dado los jugadores y contentos por ello. Un minuto, por un minuto no somos nosotros de Segunda B pero eso no va a cambiar que el trabajo haya sido mejor o peor.

-Con todas las adversidades sufridas, la nota a la temporada del Atleti tiene que ser de sobresaliente si no de matrícula...

-Sí, claro. Para nosotros sí. Evidentemente con tantas dificultades que hemos tenido, llegar hasta aquí era casi una odisea y lo hemos conseguido, e incluso hemos estado a punto de conseguir el ascenso.

-El sábado en Buñol el equipo verdiblanco vivió la cara más cruel del fútbol...

-Sí, evidentemente. Es la más dura, esa manera de perder un ascenso, fuera de casa y en el último minuto y cuando tienes el resultado favorable para conseguirlo y ya lo estás tocando con las manos... Es de las maneras más duras que se podía perder pero esto es así, esto es fútbol y esperemos que lo que ayer (por el sábado) nos arrebató el fútbol nos lo devuelva en otro momento.

-Los técnicos tendrían que hacer de tripas corazón para tratar de animar a los futbolistas tras el pitido final...

-Nuestro trabajo después fue eso, hacer saber a los jugadores que tenían que quedarse con lo que habíamos vivido hasta llegar ahí, que era difícil, que sabíamos que era grande la decepción pero que sabíamos que el trabajo que habían hecho no lo iba a cambiar un resultado ni un minuto de partido sino que con eso era con lo que tenían que quedarse: con la familia que habíamos formado, el ambiente que había dentro del grupo, el trabajo que se había realizado y los momentos que se habían vivido. Eso es realmente lo que te va a hacer crecer y lo que va a hacer darte cuenta el día de mañana de lo que habíamos conseguido dentro de lo que cabe.

-Tuvo que ser impresionante ver a veteranos sin poder reprimir las lágrimas...

-Imagínate... Pedro Carrión, Fran, Dani el capitán, gente que ya han vivido fases de ascenso y después chavales que para ellos era la primera vez, que eran la mayoría, que esa ilusión se la quite o que se les venga abajo en el último minuto pues evidentemente era difícil levantarles el ánimo, pero era el trabajo en esos momentos del cuerpo técnico y lo hemos intentado desde que terminó el partido aunque nosotros tambien lo hemos sufrido casi como ellos, pero sabíamos que teníamos que levantarles el ánimo porque no se merecen acabar de esa manera ni que el viaje fuera un funeral; tampoco fue una fiesta pero sí un término medio donde hubo un ambiente cordial y distendido. Queríamos que fuese lo mejor posible porque los jugadores tenían derecho a eso, tenían derecho a irse con la cabeza bien alta como también nos lo reconoció nuestra afición allí en el campo, que es de agradecer. Estuvieron allí apoyando hasta el final a los chavales, incluso después del partido vinieron al vestuario para homenajearnos porque sabían que habíamos perdido honrosamente y habíamos competido con la cabeza bien alta.

-¿Ha visto la jugada del 2-1?

-No, de momento no. Hay quien dice que es fuera de juego, hay quien dice que no...

-Una contra que acaba con dos jugadores del Atlético Levante dentro del área contra un solo defensa...

-Quizá el ímpetu o los espacios que dejaba el rival nos hicieron creer que podíamos sentenciar el partido y quizás por ahí pecamos un poco de atrevidos, a pesar de que hablamos de que lo importante ya era no perder el equilibrio defensivo y finalizar todas las jugadas de ataque para poder organizarnos defensivamente otra vez. Pues bueno, llegó un momento del partido en el que las decisiones no las tomamos bien y eso provocó que una pérdida en campo rival nos creara esa situación, ellos la aprovecharon. Evidentemente, un partido se compone de un montón de acciones y decisiones, unas acertadas y otras erróneas, lo que pasa es que sí que es verdad que la mayoría siempre nos quedamos con el último error, que es el más determinante y el que pudo marcar el partido, pero también hay otras jugadas al principio y en mitad del partido que pueden decantar la balanza de un lado o de otro como los goles que podemos fallar y también otro tipo de errores que al final también podían haber dañado el resultado durante el partido. Digamos que lo injusto del fútbol es que siempre nos quedamos con la última jugada...

-Tampoco hubo suerte en el cabezazo a bocajarro de Heredia que saca el portero local después del 2-1...

-Por eso mismo, si metemos ese gol que sacó el portero bajo los palos pues a lo mejor no estamos hablando de que nosotros fallamos en la jugada anterior sino de que era el rival el que no había sabido defender en el último minuto. A veces el fútbol es así, hay miles de acciones y toma de decisiones en un partido, en unas se acierta y en otras nos equivocamos, son los jugadores los que tienen que hacer ese trabajo y para mí lo hicieron perfectamente, un error o una mala toma de decisión no va a cambiar el trabajo de este equipo en absoluto.

-Y a partir de ahora ¿Qué?

-A seguir adelante, no queda otra. A levantarse y seguir adelante con la cabeza muy alta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios