Atletismo l Campeonato del Mundo en pista cubierta

España, en el medallero valenciano

  • En 1.500, Higuero se cuelga el bronce y Casado se queda sin premio después de la recalificación del keniata Mekonnen, ganador de la carrera · Onyia tropieza en la última valla con el podio en sus manos

Juan Carlos Higuero, campeón de Europa en sala, dio ayer a España la primera medalla, de bronce en los 1.500 metros, en los Mundiales en pista cubierta de Valencia.

La recalificación, a instancias de la delegación etíope, del ganador de la final, Deresse Mekonnen, que había sido descalificado por salirse de la pista, volvió a dejar las cosas como al principio. Higuero devolvía al keniano Daniel Kipchirchir Komen la medalla de plata y quitaba, a su vez, la de bronce a Arturo Casado, que había perdido el pulso con el burgalés en la recta final.

Los jueces descalificaron a Mekonnen y a Nicholas Willis en virtud del artículo 163.3 del reglamento, que castiga con la expulsión de la carrera a los atletas que se salen de los límites de la pista, como hizo el etíope en la curva de tribuna, pero el Jurado de Apelación estimó la demanda etíope y le devolvió el título.

Mekonnen había ganado por delante de Komen y de Higuero, mientras Arturo Casado rodó por el suelo desesperado tras ser adelantado por Higuero a pocos metros de la meta. Luego se vio en el podio y otra vez fuera de él.

Komen salió de estampida por delante, Mekonnen le dio relevo y, de pronto, transcurridos 500 metros, la carrera se paró. Mekonnen salió a 400 de la meta y conservó su posición ante el ataque de Komen y de la pareja española, que se batió por la medalla de bronce.

La vallista Josephine Onyia no pudo tocar metal en la final de 60 vallas porque cuando luchaba por la segunda plaza se fue al suelo tras tocar el último obstáculo. La hispano-nigeriana fue de más a menos durante la jornada y acabó por el suelo y sin poder aspirar a mejorar el récord nacional de Glory Alozie, que ni siquiera estuvo en semifinales.

En categoría masculina, el hispano-ecuatoriano Jackson Quiñónez se clasificó para la final por tiempos y una vez allí no pudo pasar de la séptima plaza. No se sintió cómodo en la última carrera y derribó alguna valla, lo que le hizo perder ritmo. El oro fue para el gran favorito, el chino Liu Xiang, campeón olímpico y mundial. El máximo favorito para ganar el oro, el cubano Dayron Robles, cometió un error infantil durante la mañana, al pararse por pensar que la salida había sido nula.

Mayte Martínez luchó codo con codo con la veterana Maria Mutola y se clasificó como segunda de su serie para la final de 800, que se disputará hoy. La que no estará en la lucha por los metales es Margarita Fuentes-Pila, que en la segunda semifinal terminó última.

Concha Montaner fue de menos a más en la calificación para la final de longitud. La valenciana se fue hasta los 6,64, lo que de dio el pase a la final de hoy.

La santanderina Ruth Beitia firmó una clasificación inmaculada para la final después de superar limpiamente los 196 centímetros que se pedían.

La etíope Meseret Defar cumplió con los pronósticos y se adjudicó la medalla de oro en 3.000 metros. Sumó su tercer entorchado mundial bajo techo después de una carrera de dominó de principio a fin y que apuntilló con una última vuelta magistral.

El sueco Stefan Holm tuvo que saltar 2,36 metros para adjudicarse la cuarta medalla de oro en un Mundial indoor, mientras que Isinbayeva se colgó el oro en pértiga en una actuación que le vale su tercer título en pista cubierta. En este concurso, la española Naroa Agirre se tuvo que conformar con la última plaza.

En cuanto al resto de españoles, Esther Desviat se marchó a casa después de acabar desfondada su serie de los 1.500 metros. Eugenio Barrios protagonizó una vibrante semifinal de 800. El español salió sin complejos y lo dio todo, pero se quedó a las puertas de la final. También acabó su participación Manuel Olmedo, quinto en la primera semifinal de 800.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios