Deportes

España se empieza a mostrar vulnerable

  • El juego de los de Del Bosque ya no seduce pese a los resultados Surgen críticas de la prensa y aficionados

La selección española ya no enamora. O, al menos, no tanto como antes, a juzgar por las críticas a su juego durante una fase de clasificación para el Mundial de Brasil que está resultando poco brillante y hasta sufrida.

El partido amistoso del pasado martes ante Chile (2-2) agudizó esa sensación agridulce en el entorno del campeón mundial y europeo, donde los resultados siguen llegando, pero el juego del conjunto de Vicente del Bosque ya no es seductor. "España se refugia en el orgullo, a falta de fútbol, para escapar de la derrota", aseguró el diario deportivo Marca tras el duelo en Ginebra. Y As añadió: "España es estupenda, pero no nos sobra tanto como creemos". Mientras, El País señaló que fue un duelo "que no le dio prestigio a la selección y que a Chile le sabrá a poco". Atrás parecen haber quedado los tiempos en los que España asombraba al mundo con su fútbol de toque, con sus llegadas por las bandas, con su profundidad, con su sentido estético del fútbol. Ganó dos Eurocopas y un Mundial "con estilo", como dijo una vez Xavi.

En el último Mundial y Eurocopa, España alcanzó la excelencia al pasar con pleno de triunfos en la fase de clasificación. No ha ocurrido lo mismo en su camino a Brasil, que todavía no está asegurado. Ahora el equipo de Del Bosque está próximo a confirmar su pase, pero lo hizo tras acumular tempranos empates ante Finlandia y Francia que le obligaron a un esfuerzo con el que muchos no contaban, quizá por lo mal acostumbrada que tiene la selección española a sus aficionados. Sus 10 goles en seis partidos son poco impresionantes, y más sabiendo que cuatro de ellos llegaron en un solo encuentro, con Bielorrusia por rival.

La percepción de vulnerabilidad vino acompañada de innumerables debates: la carga de partidos de Xavi, las lesiones de Puyol y Xabi Alonso, la dificultad para encontrar un recambio para Busquets, las enormes dudas en el puesto de delantero, la elección de Casillas como titular cuando es suplente en el Real Madrid. A todo ello se suman los problemas que tiene España para traducir su posesión de balón en ocasiones reales de gol y probablemente eso tiene que ver con que los rivales encontraron formas de contrarrestar el juego del equipo de Del Bosque. "Cada vez es más difícil. Los rivales te van conociendo más y añaden ese plus de querer ganar a la campeona del mundo", reconoce el seleccionador español.

Mientras, el equipo comienza a acostumbrarse a convivir con la crítica. Porque tanto éxito elevó la exigencia a extremos insospechables hace pocos años en España. Aficionados y prensa no sólo exigen ganar, sino jugar de forma excelente. Aunque muchos jugadores no participan de esa exigencia. "Las críticas al seleccionador ni las entiendo ni las comparto. La verdad es que en el fútbol, a veces, te pueden salir mejor o peor las cosas. Los rivales nos conocen un poco más y los resultados están ahí", aseguró recientemente Víctor Valdés.

España está a un paso de clasificarse para el Mundial y a partir de ahí se abrirán largos meses en los que el equipo tiene margen de mejora. Aunque lo cierto es que desde el éxito de la última Eurocopa, la selección de Del Bosque perdió su capacidad seductora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios