Deportes

Enrique regresa con el cuchillo entre los dientes

  • El jugador no se anda por las ramas: "Para mí es una final y hay que sumar los tres puntos sí o sí"

En el vestuario del Cádiz se han acabado las concesiones. Al menos, eso es lo que se desprende de las palabras que ayer pronunció Enrique Ortiz cuando se refirió al partido de mañana. El jugador cadista se prepara para una auténtica batalla en la que si, como parece, le toca actuar saldrá a dejarse la piel debido a la importancia de los puntos.

Uno de los clásicos del plantel cadista en los últimos años, se refirió ayer a su más que probable retorno al once tras cumplir un encuentro de sanción. "Estoy igual de ilusionado que todas las semanas. Hay que trabajar para estar en el once y si no es posible, entre los dieciocho convocados". Y se pone más serio cuando empieza a enjuiciar el choque que le aguarda mañana contra el Albacete: "No es un partido más, el del Recreativo era ya un encuentro muy importante y el de esta semana hay que ganarlo por lo civil o por lo criminal. Hay que sumar los tres puntos sí o sí". Enrique mantiene su discurso repleto de personalidad al afirmar que "para mí es una final y si perdemos este partido se nos pondría muy complicado y el equipo quedaría muy tocado a pesar de que faltarían todavía muchos puntos", agregando sobre el asunto que "si el Albacete dice que es una final y está cuatro puntos por encima…, está claro".

Tuvo tiempo para referirse al Albacete, del que dijo que "tiene nombre y gente contrastada, y es capaz de hacerle un roto a cualquiera; Fernando Sales, Hidalgo, Salva…, te pueden hacer un roto". Y aparca por el momento la necesidad de ganar y jugar bien. "Yo lo que quiero es ganar. Jugar bonito está bien para el Barcelona u otros equipos que puedan hacerlo, pero yo lo que quiero es sumar los tres puntos", matiza antes de añadir que "los puntos valen igual en casa que fuera". "La diferencia es que ahora sería ante un rival directo al que si le ganas deja de sumar. Pasa en este partido y sucederá igual ante el Girona, Real Unión o Castellón".

El extremo derecho cadista finalizó su intervención mostrándose muy respetuoso con la afición, a la que no se siente con vergüenza deportiva de pedirle algo. "No ganamos y estamos penúltimos. No podemos pedir nada a la gente porque no estamos en situación para ello. El público anima y cuando acabe el partido podrá decir lo que quiera porque para algo ha pagado", concluye Enrique.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios