Fútbol l Liga de Campeones

Empate técnico en San Siro

  • El Real Madrid no culmina su 'vendetta' al Milan pese a su mejoría de juego

MILAN: Dida, Oddo, Nesta, Thiago Silva, Zambrotta, Ambrosini, Pirlo, Seedorf, Ronaldinho, Pato y Borriello (Inzaghi, 79'). REAL MADRID: Casillas, Sergio Ramos, Pepe, Albiol, Arbeloa, Lassana Diarra, Xabi Alonso, Marcelo, Kaká, Higuaín (Raúl, 74') y Benzema (Van Nistelrooy, 82'). Árbitro: Felix Brych (alemán). Amonestó a Pato por el Milan y a Marcelo, Arbeloa y Pepe por el Real Madrid. Goles: 0-1 (29') Benzema. 1-1 (34') Ronaldinho, de penalti. Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del Grupo C de la Liga de Campeones disputado en San Siro ante unos 78.000 espectadores.

El Real Madrid dejó escapar una ocasión única de fulminar la maldición de San Siro, estadio donde nunca ha ganado en Liga de Campeones y ha protagonizado sonoros tropezones, y, pese a firmar la mejor primera parte de la temporada, acabó empatando por la falta de continuidad en su fútbol.

Parece que ha encontrado Manuel Pellegrini su equipo tipo, aún sin Cristiano Ronaldo y con Raúl en el banquillo. En un encuentro que todos quieren jugar, el capitán se quedó por quinta vez en el banquillo en dos meses. Higuaín merecía un sitio y la paciencia con Benzema acabó dando resultado.

Las piezas del técnico blanco empiezan a encajar desde que cedió a ubicar a Arbeloa en el lateral izquierdo. Da más consistencia defensiva y el Madrid, aún impulsado por la inercia del triunfo ante el Getafe en inferioridad numérica, dejó a un lado el ambiente de San Siro para salir a por el partido.

Con los errores del choque del Bernabéu aprendidos, el conjunto madridista impuso un alto ritmo de juego para desgastar a un Milan con una media de edad superior a la treintena de años.

Era un día perfecto para levantarse definitivamente, olvidar la maldición histórica en San Siro y ofrecer una imagen de autoridad, con un fútbol veloz y directo que creó continuas ocasiones. La imagen de fuerza de la primera parte no fue secundada en la segunda.

Antes, el Milan fue sorprendido por el Real Madrid, superado en cada acción y con el meta rossonero sin dejar de intervenir en sendos disparos de Benzema, Higuaín y Lassana Diarra, en apenas diez minutos. Como en el Bernabéu, Pato era el peligro del Milan, pero esta vez lo tenía más difícil. Arbeloa mejora las lagunas defensivas de Marcelo. Estuvo firme, aunque a la contra las diabluras del brasileño y la visión de juego de Ronaldinho mantenían en vilo a Casillas.

Providencial estuvo el madrileño, en la única ocasión en la que Pato se quedó libre de marca, ganando el mano a mano a los 24 minutos. Había avisado Benzema con un disparo cruzado ajustado al palo y otro alto, cuando a los 29 minutos se encontró el rechace de un disparo de Kaká para superar a Dida. Era el premio justo al mejor Real Madrid de la temporada, pero la maldición de San Siro debía justificarse. En una acción aislada, Pepe desvió con el brazo un centro. Penalti. Ronaldinho no dudó y colocó en la escuadra su lanzamiento.

Como ocurrió en el Bernabéu, el Real Madrid pudo pagar caro unos minutos de duda. En esta ocasión el gol de Pato fue anulado. El árbitro interpretó falta sobre Arbeloa en un salto antes del remate con el que superaba a Casillas.

Tras el descanso el Milan adelantó líneas y pasó a tomar el mando. Todas las acciones a balón parado acababan en cabezazos de jugadores locales ante un rival que se había empequeñecido y comenzaba a mostrar errores propios de su irregular inicio de campaña.

Pellegrini Dio entrada a Raúl y Van Nistelrooy sacrificando la velocidad de Higuaín cuando el equipo jugaba a la contra. Los nervios de los minutos finales dejaron dos errores defensivos madridistas. Un fallo de Pepe en el despeje, primero, no fue aprovechado por Inzaghi, quien, instantes después, cogió la espalda a Albiol para mandar el balón al lateral de la red. Sin embargo, la gran ocasión final, tras un potente disparo de Marcelo, la inventó Raúl. Su zurdazo se topó con la manopla izquierda de Dida en la parada de un partido digno de la mejor competición del mundo. Real Madrid y Milan se pelearán con Olympique de Marsella en un grupo que arde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios