Fútbol | Tercera División

Empate con sabor a triunfo del Conil en Lebrija (2-2)

  • Los jandeños, superiores al Antoniano en todo menos en efectividad, evitan la derrota con un gol de Ramírez en el minuto 92

Juan Ureba gozó de algunas de las mejores ocasiones de los jandeños. Juan Ureba gozó de algunas de las mejores ocasiones de los jandeños.

Juan Ureba gozó de algunas de las mejores ocasiones de los jandeños. / Aragón Pina

El Conil cosechó en su visita a Lebrija un empate que supo más que nunca a victoria, no en vano lo consiguió gracias a un gol cuando el cronómetro marcaba ya el minuto 92.

Curiosamente, el equipo jandeño hizo méritos más que suficientes para solventar la contienda a su favor mucho antes, incluso en un primer tiempo en el que se mostró muy superior. Por desgracia, los fallos en el remate, en ocasiones incomprensibles, le condenaron a marcharse al descanso con el marcador inicial.

A la vuelta del vestuario, las buenas sensaciones de los pupilos de Lázaro Canto se quedaron en nada cuando, como consecuencia de dos fallos individuales en defensa, el Antoniano puso tierra de por medio. Quizás no fuera justo, seguramente no lo era, pero el fútbol son goles y los locales habían anotado ya dos.

Con el 2-0 como una seria amenaza para los intereses clasificatorios, los amarillos se lanzaron con todo al ataque. El entrenador movió ficha para meter más madera y a falta de un cuarto de hora para la conclusión, con los locales perdiendo tiempo y los visitantes apretando, Manzano recortó distancias y devolvió la emoción a la contienda.

El acoso de los visitantes se incrementó más si cabe. La puntería seguía siendo una tortura, como durante toda la tarde. Un balón al palo de Juan Ureba, un cabezazo de Cuenca que se marchó alto por poco...

Eso sí, el cuadro conileño no perdió la fe, continuó trabajando con convicción hasta el final, más allá del minuto 90. De hecho, cuando la derrota parecía ya inevitable, Ramírez, que había saltado al campo hacia casi nada, aprovechó una de las incontables llegadas para lograr un empate celebrado como una victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios