Deportes

Empanada en Santo Domingo

  • El Racing Portuense tira a la basura la primera media hora de partido, en la que el Poli Ejido logra tres goles, pero reacciona en la segunda mitad con dos tantos de Sanlúcar que finalmente sirven de poco

El Portuense no pudo traerse nada positivo de su complicada visita a Santo Domingo y cayó derrotado por 4-2 en un partido ciertamente extraño. El Portuense, que se estrenaba a domicilio con Jordi Fábregas en el banquillo, salió al terreno de juego con una empanada monumental y lo pagó muy caro, con un 3-0 en contra en apenas media hora de juego. Para colmo de males tres minutos después Márquez se lesionaba de gravedad, fractura de peroné, y será baja para lo que resta de temporada. La forma en como quedó sobre la hierba la pierna del jugador puso los pelos de punta.

De inicio el Polideportivo Ejido salió en tromba buscando la portería rival y creando multitud de ocasiones. El Portuense estaba desaparecido y no daba señales de vida. Además, el equipo local tuvo acierto en la definición. El Portuense bastante tenía con aguantar el aluvión de juego de su rival y no fue capaz de hacerse con la pelota en todo el primer periodo. En el minuto tres de juego Jorge Molina finalizaba una gran jugada junto a Nácor Bueno con un remate en boca de gol. Jorge Molina tuvo dos goles muy claros poco más tarde pero en esta ocasión no tuvo puntería en sus remates y los disparos salieron fuera del marco. Sin embargo, las ocasiones se sucedían ante un Portuense k.o. y en pleno acoso del Poli llegaría el segundo de la tarde. Corría el minuto 17 cuando de nuevo Jorge Molina cedía a Nácor Bueno para que éste rematase a portería vacía. A la media hora de partido llegó el golazo de Juli, desde casi el centro del campo y muy pegado a la banda, fue un disparo potentísimo que se sacó de la nada y se coló por la misma escuadra. De ahí al descanso el Polideportivo pudo hacer alguno más. Juli tuvo una muy clara en una jugada colectiva de los locales que sin embargo detuvo el guardameta Taranilla, incapaz de poder relajarse ni un solo minuto.

En la segunda mitad el Polideportivo Ejido salió algo confiado y el Portuense lo aprovechó, sin jugar bien, para recortar distancias. No es que los visitantes comenzaran a hilvanar jugadas o controlasen el centro del campo, es que contaron con el acierto cara al gol de Sanlúcar para poner el resultado entre paréntesis. Poco antes de la hora de partido una jugada de ataque aislada de los visitantes, en la que la defensa local no logró despejar bien la pelota, Sanlúcar recogió el rechace en la frontal del área y soltó un potente disparo que se coló en la red. El tanto no pareció ir con los de casa, que continuaron mostrando demasiada indolencia en sus acciones.

Diez minutos más tarde el mejor jugador del Portuense, Sanlúcar, volvía a marcar en una jugada de delantero centro y colocaba el resultado en el aire. El gol llegó como consecuencia de un nuevo fallo de la zaga local, que tampoco en esta ocasión fue capaz de despejar el balón con contundencia y la pelota cayó a Sanlúcar, que introduciéndose en el interior del área batió al portero con un disparo ajustado y cruzado. El partido cobraba nuevo interés pero entonces, quizás, hubo miedo a ganar por parte del Portuense, que no aprovechó el momento para apretar a su oponente. Recuperó el dominio el Polideportivo Ejido y comenzó otra vez a acosar de forma clara. A partir del setenta el equipo local era claro dominador del choque y nuevamente comenzó a crear múltiples ocasiones de gol muy claras. La entrada en el campo de Antoñito resultaría clave para la mejoría del juego local, pues dio un extra de más al juego por las bandas. Dos jugadas muy claras y parecidas, una de Jorge Molina y otra de Juli en la que ambos se marcharon por la banda, no acabaron en gol porque se falló en el último pase.

Pero el Poli estaba dominando a placer y el cuarto tanto no tardó en llegar. En el minuto setenta y nueve una jugada de Juli por banda, recorta y cede atrás, al punto de penalti, para que Gregory entrando desde atrás con velocidad y decisión clavase su remate en la red sentenciando el partido. De ahí al final, Cascón tuvo una muy clara en la que estrelló su disparo, en el mano a mano, contra el muñeco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios