tenis roland garros

Djokovic no da opción alguna a Verdasco

  • El serbio vence al madrileño en tres sets y se medirá en cuartos a Cecchinato, la gran revelación

Novak Djokovic devuelve de revés una bola al español Fernando Verdasco. Novak Djokovic devuelve de revés una bola al español Fernando Verdasco.

Novak Djokovic devuelve de revés una bola al español Fernando Verdasco. / CAROLINE BLUMBERG / efe.

Novak Djokovic, ex número uno mundial, no dio opción a Fernando Verdasco y se citó en los cuartos de Roland Garros con el italiano Marco Cecchinato, que doblegó al belga David Goffin (8).

El serbio, actual 22 del mundo, venció por 6-3, 6-4 y 6-2 en dos horas y 25 minutos y logra figurar entre los ocho mejores de Roland Garros por decimosegunda vez, un récord que Rafael Nadal puede igualar si vence al alemán Maximilian Marterer.

Después de unos tres primeros juegos interminables -casi media hora-, Djokovic deshizo la igualdad cuando salvó un punto de ruptura en el cuarto y consiguió un quiebre en el siguiente para ponerse 4-2.

En la segunda manga, Verdasco también comenzó a remolque cediendo su saque, pero logró romper al serbio para ponerse 3-3. Sin embargo, el madrileño flaqueó en otro momento clave cediendo de nuevo su saque. Djokovic no perdonó y fue expeditivo en ganar los juegos, sobre todo en los que sacaba.

"Fernando venía con mucha confianza. Acababa de vencer a Dimitrov, pero he estado muy concentrado e intenso en los momentos adecuados", comentó Djokovic.

El serbio se medirá en cuartos de final con Marco Cecchinato. El italiano, que hasta ahora no había ganado un partido en un Grand Slam, dio la sorpresa al eliminar David Goffin, octavo favorito, por 7-5, 4-6, 6-0 y 6-3 en dos horas y 31 minutos.

El italiano vive uno de esos cuentos de hadas que, de tanto en tanto, reserva el tenis. A sus 25 años, el siciliano formado en las mejores academias del norte de su país, 72 del mundo, no se las prometía muy felices cuando en su debut en Roland Garros, el segundo que disputaba, perdía los dos primeros sets contra Marius Copil.

Pero fue capaz de remontar aquel encuentro y, desde entonces, todo le ha sonreído. Venció a su compatriota Marco Trungelliti y, sobre todo, a Pablo Carreño, décimo cabeza de serie, para convertirse en el octavofinalista de ránking más bajo.

Completó la gesta acabando con un Goffin que ya había escapado de la eliminación en la ronda precedente cuando salvó cuatro bolas de partido frente al francés Gael Monfils.

"Esto es un sueño. No me puedo creer que perdiera los dos primeros sets del torneo y ahora estoy en cuartos", afirmó el italiano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios