Deportes

Derrota esperada, pero digna

  • El San Fernando se marcha sin recompensa de Puertollano, donde disfruta de buenas ocasiones en el primer tiempo · Aún con el empate, Javi Casares estrella el balón en un poste en una jugada clave

El San Fernando comenzó el año con derrota tras volver de Puertollano sin nada positivo. Los isleños lucharon durante todo el partido, pero fueron superados por uno de los equipos más fiables en su estadio. El cuadro visitante lo intentó en los primeros minutos, cuando Javi Casares mandó el balón al poste, pero después claudicó ante el poder ofensivo de su rival.

El conjunto azulino protestó con intensidad el penalti que supuso el primer tanto del Puertollano. Al final, un segundo gol en la reanudación acabó de hundir las aspiraciones de un San Fernando al menos luchador que hizo mérito para puntuar.

El encuentro, después del parón navideño, comenzaba con dos equipos con ganas de llevarse el encuentro. Esos primeros instantes no vieron un dominador claro y ni Puertollano ni San Fernando fueron capaces de hacerse con el control. Las primeras ocasiones se repartieron entre ambos, y a los seis minutos Amores disparaba desde lejos, deteniendo bien el arquero isleño. Un minuto después, la réplica de los azulinos, que no se echaban atrás. Tras una pérdida de balón de la defensa, Casares disparaba desde fuera del área y el balón pegaba en el palo. Sólo tres minutos después, en el diez, a punto estuvo de marcar Selu en un disparo que se marchaba fuera por poco.

En esos instantes era el San Fernando el que mejor tocaba el balón, ante un Puertollano que se mostraba algo apagado. Sin embargo, a partir del cuarto de hora de partido, los locales empezaron a despertar y se hicieron progresivamente con el control del choque. Así, en solo tres minutos el Puertollano forzó hasta tres ocasiones muy claras. En el minuto 13, Valdés disparaba desde fuera del área despejando el meta Iglesias. Instantes después, en el córner de esa jugada, Tariq remataba fuera por muy poco. Y al cuarto de hora, Granada recibía dentro del área en buena posición pero disparaba muy flojito. Tres opciones muy claras y seguidas para los industriales.

El Puertollano no marcaba, pero fue acrecentando su posición, encerrando al San Fernando en su parcela. Las ocasiones de los locales no servían para mover el marcador. En pleno acoso de los manchegos, tras opciones de Granada y Germán no convertidas, una de las más claras era para Tariq Spezie en el minuto 32, cuando tras superar a Raúl Iglesias veía como el defensa Selu evitaba bajo palos que llegara el primero de la tarde.

Lo mismo sucedía dos minutos después en una buena oportunidad de Hernández, y después era Encinas el que marraba. El San Fernando mucho hacía aguantando el empate, hasta que llegó un penalti para el primer tanto. A los 40 minutos, Valdés se metió en el área y al irse de su marcador fue desequilibrado por Juanje. El colegiado no dudó y pitó pena máxima. Tariq, pichichi del equipo y de la Liga, convertía con un tiro potente y a la izquierda del portero logrando marcar tras ese carrusel de ocasiones desperdiciadas. El penalti fue muy protestado por toda la expedición isleña.

Después del descanso, la tónica del encuentro continuó siendo la misma. El Puertollano, con la ventaja a su favor, jugó más cómodo y potenció su dominio sobre el terreno, mientras que el San Fernando, obligado a abrir el campo en busca de espacios, no terminaba de afianzar su juego ante un rival muy seguro.

A medida que iban pasando los minutos, el San Fernando iba sufriendo más, mientras que el Puertollano disfrutó poco a poco de más y mejores oportunidades de gol. Valdés tuvo dos opciones consecutivas que a punto estuvieron de cerrarse con gol, y el equipo de la Bahía, en algunos instantes, se puso nervioso y demostró algunos síntomas de agresividad que se saldaron con varias cartulinas consecutivas.

Así transcurría el juego hasta que a los 20 minutos llegó la sentencia del Puertollano. La firmó Honorio, finalizando una brillante jugada colectiva de los locales con el segundo tanto. En ese momento acabó de morir el encuentro, con una diferencia insalvable en el marcador para el once de Iriondo, que lo intentó hasta el final pero sin suerte y con escaso acierto en sus acciones.

De ahí al final, el Puertollano desperdició algunas acciones más. En definitiva, dos a cero y el nuevo año que empieza para los azulinos con una derrota que podía entrar en las previsiones. El equipo luchó, se notó que dejó olvidados en el vestuarios sus acuciantes problemas económicos, pero eso no bastó ante un equipo con el potencial del Puertollano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios