Deportes

Derrota del San Fernando en el terreno del Andorra (1-0)

  • El conjunto azulino no dispara a puerta y pierde tras un tempranero gol del equipo local

Un instante del partido entre el Andorra y el San Fernando.

Un instante del partido entre el Andorra y el San Fernando. / San Fernando CD

Ni estuvo, ni se le esperó. El San Fernando volvió a dar su peor cara y cayó justamente derrotado la noche del viernes 15 de octubre en su visita a Andorra, donde los isleños, prácticamente, no aparecieron y fueron dominados, de principio a fin por un equipo que tuvo que hacer muy poco para doblegar a un conjunto azulino que ni siquiera llegó a tirar entre los tres palos durante todo el partido y que ofreció la peor de sus imágenes.

Si buscamos en el baúl de las excusas, podemos encontrar muy al fondo del mismo el poco tiempo que se ha tenido para preparar el partido, el terreno de juego al que no se adaptaron nunca los isleños, y mil y una excusa más.

Pero la realidad es que el San Fernando que jugó ante el Andorra dista mucho de lo que se demostró en Sevilla ante el Betis o en Alcoy ante el Alcoyano. Se pareció mucho más al que salió goleado en Madrid, que junto al encuentro en el Principado, han sido los dos peores que ha disputado el cuadro de Nacho Castro en lo que llevamos de temporada.

Y es que el experimento no le salió nada bien al técnico asturiano que, de golpe y porrazo dejó en el banquillo a su esqueleto central en pasados partidos, Marc Carbó y Juan Agüero, para dar entrada a Sergio Cortés y a Traoré, presumiblemente, por el estado del terreno donde se debía jugar el partido.

Los andorranos se hicieron con el control del choque desde que el balón comenzó a rodar y, por su parte, el equipo azulino estaba a verlas venir, pertrechado en su campo y esperando que cualquier balón en largo a Biabiany le diera vida en el partido.

Pero no llegó, los de tricolor fueron los primeros en golpear y en el 5’ Marc Fernández, que fue una pesadilla para la banda derecha del equipo azulino, disparó fuera. Sabían, porque a estas alturas de la temporada ya se conocen a los equipos de sobra, los locales que si tenían la fortuna de adelantarse en el marcador, fulminarían a los isleños. Y esto llegó en el 11’, cuando se juntó un balón interior al corazón del área con un despiste defensivo y un taconazo repleto de inspiración de Riverola, para poner el uno a cero que, a la postre sería definitivo.

Ni siquiera tras el gol reaccionaron los azulinos, ayer de verde y negro. El partido seguía en poder de los del Principado, que campeaban a sus anchas, que no dejaban resquicios en sus quehaceres defensivos y que se aprovechaban de que los isleños no diesen ni siquiera tres pases seguidos, cosa inusual en los de Nacho Castro.

Así terminó la primera mitad, sin que se supiese si Nico Ratti tenía o no su noche puesto que no se anotó ni un solo disparo a la puerta contraria por parte de los azulinos que firmaban la peor primera mitad en mucho tiempo.

Pareció, y fue un espejismo, que tras el descanso la cosa mejoraría. Lejos de la realidad. El empuje, sin recompensa de los azulinos dejaba mucho más espacio en la zona de cobertura y de ello se quiso aprovechar el conjunto de Eder Sarabia. De todas maneras, había que anotar la primera, y casi única, llegada a la puerta contraria en una pared entre Juanmi Callejón y Sergio Cortés que terminó con un inocente disparo del segundo. Corría el minuto 52 de partido.

Bien es cierto que los de Andorra contaron con innumerables ocasiones para ampliar su marcador. Pero Perales estuvo inconmensurable. La evitó en el 54’ en un disparo de Marc Fernández, que volvió a insistir en el 55’ con un disparo que se fue fuera y terminó de percutir en el 59’ con un nuevo disparo que se alejó por muy poco de los poderes del cancerbero mallorquín.

El San Fernando lo intentaba sin éxito y el Andorra estaba cómodo sin que pasase nada, lo que convirtió el partido en un suplicio para los que lo vieron. En el 76’ se le anuló un tanto a Carlitos Martínez en fuera de juego y en el 78’ tuvo que intervenir Perales ante el mismo jugador que, en el 91’ tuvo un mano a mano que le sacó el cancerbero isleño.

Podría haber llegado el empate, a todas luces injusto, en un remate de Sergio Ayala que se fue fuera por poco en el descuento, pero la derrota ya esta firmada. La imagen no daba esperanza de lograr variar lo visto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios