Fútbol | División de Honor sénior

Demasiado castigo para el Chiclana CF (0-1)

  • Los de Lupi se estrellan contra los palos ante un pobre San Roque, al que le valió la efectividad.

El chiclanero Agustín encara a Aarón en una internada al área del San Roque. El chiclanero Agustín encara a Aarón en una internada al área del San Roque.

El chiclanero Agustín encara a Aarón en una internada al área del San Roque.

El Chiclana cosechó la primera derrota de la temporada en el Municipal, en un partido en el que luchó hasta el final por arrancarle al marcador el punto que merecían como mínimo, tras el derroche de energía, fútbol, ideas y buen hacer que una vez más ofrecieron los chicos de Lupi. Enfrente se toparon con un sobrio San Roque, que amortizó mejor que nunca el balón parado, pues consiguieron llevarse la victoria sin crear apenas peligro en la portería de Cristian.

El conjunto blanco dominó el control posicional como acostumbra, optando por un juego más posesivo que Lupi no dudó en modificar en torno a la hora de juego, con tal de desatascar una situación que ni los arreones de calidad de Crespo ni el siempre avispado Dani Fornell habían conseguido corregir hasta entonces. Tras un primer cuarto de hora de tanteo, en el minuto 18 Pablo aprovechó desde la divisoria del área un rechace a un tiro del conileño pero su remate se marchó fuera. Poco después un zambombazo de Agustín desde fuera del área salió rozando el travesaño.

En el 28, Juanca fue el más listo de la clase al rescatar un balón muerto en el área tras el despeje de la zaga chiclanera al saque de esquina que acababa de botar su compañero. No necesitaron más los visitantes que, a base practicar una opción más destructiva y poco vistosa, haciendo un duelo correoso por momentos, aguantaron el resultado hasta el final.

El paso por vestuarios echó más leña a la caldera del Municipal y los jugadores saltaron al campo enchufados, concentrados al máximo, con movimientos rápidos que se transformaban en peligro con apenas tres toques por el centro del campo, mientras que las bandas eran la válvula de escape por la que los campogibraltareños rompían la estrategia del Chiclana y montaban las contras. Agustín se quedó solo ante Borja en el 51 pero su dejada se salió por la izquierda por poco y un trallazo de Crespo se estrelló contra el palo largo en el 74. Los locales insistieron hasta el final pero no pudo ser.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios