Deportes

Debate reabierto

  • El accidente de Bianchi, crítico pero estable, pone de manifiesto que la seguridad no es un tema zanjado

El accidente de Jules Bianchi en Japón reabrió de nuevo el debate sobre la seguridad en la Fórmula 1. Algunos pilotos y representantes de equipos se quejaron tras la cita en Suzuka de la mala visibilidad, pues la caótica carrera bajo la lluvia estaba aún en pleno desarrollo cuando las condiciones de luz decayeron.

"Pusieron fin a la carrera demasiado tarde", criticó Felipe Massa. El ingeniero Rob Smedley habló de las condiciones de luz más oscuras en los 15 años que llevaba en la Fórmula 1. Los medios reaccionaron conmocionados. "El accidente de Bianchi nos recuerda que la Fórmula 1 puede ser mortal", tituló The Telegraph. La Gazzetta dello Sport habló de "drama" y "pesadilla en Suzuka". Il Corriere dello Sport hizo incluso directamente responsable a la Federación Internacional de Automovilismo: "Bianchi en peligro de muerte, la FIA bajo acusación".

La única información sobre el estado de Bianchi es que su estado es crítico pero estable, aunque el parte oficial de los médicos que lo tratan no se espera hasta hoy. Marussia pidió "paciencia y comprensión" a quienes reclaman información sobre el piloto, pues su intención es respetar el deseo de privacidad de la familia.

El francés sufrió graves lesiones en la cabeza al perder el control de su bólido en la parte final de la carrera e impactar contra una grúa que estaba apartando otro coche accidentado, el Sauber de Adrian Sutil.

Que los pilotos saben hacer su trabajo también sobre pistas mojadas lo han demostrado muchas veces. Pero cuando la visión se reduce por la oscuridad, el peligro es patente. A eso se añade el riesgo en los trabajos de recuperación de monoplazas con grúas o aparatos similares, sin olvidar a los oficiales de carrera, que para ayudar entran en las zonas prohibidas a los peatones. No obstante, el accidente fue una concatenación de sucesos negativos: lluvia, mala visibilidad, la grúa y el hecho de que impactó en la parte trasera del vehículo tractor, golpeándose con violencia en la cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios