Deportes

David Vidal no quiere seguir y los jugadores quedan libres

Decepción, desolación, tristeza y abandono. Esas son algunas de las palabras que pueden resumir el estado en el que se encontraban ayer tanto los jugadores de la plantilla que abandonarán la entidad en las próximas horas como los técnicos.

David Vidal, que no quiso hacer declaraciones porque "no estoy en mi mejor momento anímico como todo el mundo puede entender", sí que explicó sobre el descenso y la situación en la que se encuentra la entidad que "esto es muy duro. Son momentos muy difíciles. Yo firmé por dos años, llegué aquí con mucha ilusión y pensaba que podía hacer un buen trabajo, pero no nos han dejado, nos hemos encontrado con esto".

En cuanto a su continuidad o no al frente de la plantilla, fue sincero: "Los problemas son demasiados. Mañana tengo pendiente una reunión con Ricardo García y por la tarde vendré para despedirme de estos chavales canteranos, que han tenido un comportamiento sensacional".

El presidente tiene la intención de convencer a Vidal para que siga al frente de la nave pero todo hace indicar que va a ser misión imposible. Con esas palabras, Vidal daba casi por confirmada su marcha, pero no la quiso hacer oficial.

Mientras, la cara de los jugadores que deben marcharse -Toni, José Vega, Adri Cuevas, Poley, Góngora, Hugo y Javi Casares- era todo un poema. Fueron llegando al vestuario poco a poco al filo de las siete y media de la tarde, charlaron con los técnicos por espacio de media hora y se fueron marchando uno a uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios