Fútbol | Tercera División / Fase de descenso

El Conil cierra ante el Castilleja una gran semana (2-1)

  • El equipo de Lázaro Canto se impone al conjunto sevillano en un encuentro de mucho oficio y suma siete de nueve puntos posibles en las tres últimas jornadas, lo que le acerca a la permanencia

Carlos Cuenca se dispone a cabecear a puerta vacía el 1-0 tras el descomunal fallo del meta Adrián.

Carlos Cuenca se dispone a cabecear a puerta vacía el 1-0 tras el descomunal fallo del meta Adrián.

El Conil dio un importante paso hacia la permanencia, otro más, el tercero consecutivo, al vencer en el Municipal Pérez Ureba al Castilleja con tanto merecimiento como sufrimiento, un triunfo que corona una magnífica semana que empezó el anterior domingo con victoria en casa ante La Palma y continuó el miércoles con empate en Coria.

La resolución de la Liga regular, con un empate como local ante el Arcos que condenó a los dos equipos gaditanos a la fase de salvación, parece haber servido como lección al equipo jandeño, como punto de inflexión.

De hecho, los pupilos de Lázaro Canto salieron ante el titular de Castilleja de la Cuesta muy fuertes, con intensidad en cada acción, tratando de jugar lo más posible en campo rival, buscando el marco contrario con ahínco, con convicción. Sin duda, esto explica que el 1-0 subiera al marcador tan pronto.

Corría el minuto cinco cuando un centro al área visitante lo intenta interceptar Adrián, pero el guardameta sevillano falla en el despeje, rechaza el balón hacia atrás y lo deja en bandeja para que Carlos Cuenca cabecee a puerta vacía. Un regalo bien aprovechado, desde luego.

Con ventaja en el tanteador, el cuadro amarillo mantuvo sus ideas pero el adversario, como era previsible, dio un paso al frente. De hecho, el Castilleja empezó a merodear con más asiduidad el área de Fran Sánchez, hasta que en una gran internada por banda derecha consiguió igualar la contienda al romper la línea defensiva y sacar tajada Cascajo en el primer palo anticipándose a la zaga.

Las espadas volvían a estar en alto y el Conil aceptaba el reto de seguir yendo a por la victoria, quizás con más corazón que cabeza en muchas ocasiones. La precipitación, unas veces, la falta de precisión, otras, propició que el segundo no llegara hasta justo antes del descanso.

Y llegó desde el punto fatídico, al señalar el árbitro penalti por unas manos claros de un defensor sevillano. La pena máxima se encargó de transformarla el especialista del equipo jandeño, Fran Mejías, que no perdonó.

A la vuelta del vestuario, el nivel competitivo de las dos escuadras subió, con mucha tensión, pérdida de tiempo y escaso acierto, por lo que el Conil selló la victoria a la espera de visitar la próxima semana al Gerena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios