fútbol lTercera División

Confiado en salir del bache

  • Juan Carlos Menudo dice que "soy consciente de donde estoy y de lo que persigo"

Quizás dentro del maremagnum que se ha formado entorno al San Fernando en estas últimas semanas, él sea el que más tranquilo ha afrontado la situación.

Cuando termina de trabajar con sus pupilos, se acerca a nosotros, anda pausado, seguro y quizás despreocupado. Antes, ha terminado una sesión fructífera, estrecha las manos de sus jugadores y da por concluido el trabajo.

Juan Carlos Menudo sabe de la importancia de estar al frente de un equipo como el San Fernando, de sus exigencias, de sus retos y de los problemas que acarrea el puesto.

"Cuando llegué aquí ya me habían informado de cómo era el estar en este equipo", una situación que "decidí aceptar de buen grado, porque también está claro que entrenar al San Fernando es algo que ilusiona y proyecta a cualquier técnico", aseguraba.

Ahora cabe analizar lo ocurrido en las últimas jornadas donde las cosas no han rodado bien e, incluso, se ha rumoreado con fuerza la posibilidad de que no continuase en el cargo. "En ningún momento, ni director técnico, ni presidente, me han comunicado esa intención", comentaba aclarando que las reuniones mantenidas eran principalmente "para intentar solucionar los problemas que, no cabe la menor duda, a nadie se le escapa, que existen. Pero nada más", sentenciaba.

Ante la pregunta de saber de esos problemas, sobre todo en defensa, Menudo confiesa que "nos excedemos en la ansiedad y cosas que trabajamos con normalidad durante la semana, no salen durante los partidos. No es normal que tu hayas marcado cinco goles en los dos últimos encuentros y solamente hayas sumado dos puntos. Lo normal era sumar seis o cuatro, pero como dije el domingo, perdemos atrás lo que ganamos con mucho acierto delante", indicaba.

Si insistes en un tema principal, Menudo, curtido en mil batallas a pesar de llevar poco tiempo en esto del entreno, tiene seguridad al contestar, y lo hace con decisión. El entrenador sevillano podría tener serios problemas de no enderezar el rumbo pero "es algo con lo que cuento. Desde que llegué al San Fernando soy consciente de las exigencias, de lo que me he marcado y de lo que pretendo. A nadie le quepa la menor duda, de que los primeros interesados en que ésto salgo bien, somos nosotros, los jugadores y los entrenadores", manifestaba.

Y en el apoyo recibido durante la semana "tanto Pepe Tréllez, como Canito, solamente transmiten tranquilidad y serenidad. En ese apartado tengo que decir que me ha sorprendido mucho porque no han acusado los nervios, que en estos casos es lo habitual".

De sus jugadores solamente tiene buenas palabras. "El equipo es un grupo, deportistas unidos en la causa y ellos son los que me ayudan más que nadie a seguir para delante. Creo que si algún secreto tiene el San Fernando es que los jugadores que conforman el plantel son una auténtica piña", apostillaba.

En sus apuestas está el signo de uno porque "a nadie le quepa duda que trabajaremos a destajo para intentar llegar donde queremos. Que nos hemos equivocado, pues claro. Que lo estamos intentando arreglar, por supuesto, pero que el trabajo tiene que tener recompensa". Y esa recompensa es la del San Fernando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios