fútbol división de honor andaluza

El Chiclana, arrasado por la rapidez del DFC

Barba, autor de dos goles de los locales, intenta un remate.

Barba, autor de dos goles de los locales, intenta un remate. / josé contreras

Festival de goles con lección incluida. La reacción era obligada. El Xerez Deportivo FC necesitaba ganar y levantarse para espantar los fantasmas de la crisis tras tres empates consecutivos y así fue. Superó a un triste y débil Chiclana y toma oxígeno, pese a que continúa a cuatro puntos del tercer clasificado, el Estrella San Agustín, que también venció.

El partido fue un auténtico baño de autoestima tanto para el equipo como para la afición. Tanto los futbolistas como los seguidores anhelaban una tarde de fútbol así y todo salió redondo.

Los azulinos regresaban a Chapín tras el empate de la pasada semana en Valverde frente a la Olímpica y después del terrible partido que ofrecieron en casa ante la Roteña hace quince días con una sola consigna, no fallar. Lo importante era vencer y convencer y los de Juan Antonio cumplieron con el guión exigido. Pese al susto inicial, controlaron el encuentro de principio a fin y destrozaron a su enemigo a base de buen juego, manejo del balón y velocidad. Los chiclaneros apenas presentaron oposición a los locales, sólo cierto orden hasta el descanso -se replegaban bien buscando que el rival cayese en fueras de juego continuos- y apenas nada tras el intermedio. Con la expulsión de Agustín al filo de la hora de partido, bajaron los brazos, se entregaron a su suerte y pudieron haber encajado una goleada mucho más amplia. Era el día idóneo para hacer sangre.

Juan Antonio tuvo que retocar el once respecto al de la pasada jornada ante la Olímpica. Borja Perea, con problemas en un dedo, se quedó fuera de la lista y Antonio volvió al centro de la zaga junto a Joaqui. Álex Padilla entrenó en el lateral derecho y fue de los destacados. En la medular, Orihuela volvió tras cumplir su sanción. Y las cosas salieron bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios