sevilla atlético | san fernando cd

Castigo por las tarjetas (2-1)

  • El San Fernando ofrece una buena imagen y se adelanta, pero la roja a Oca le condiciona hasta caer al final

Gabi Ramos, que completó una pobre actuación, acude a ayudar en labores defensivas. Gabi Ramos, que completó una pobre actuación, acude a ayudar en labores defensivas.

Gabi Ramos, que completó una pobre actuación, acude a ayudar en labores defensivas. / víctor Rodríguez

Duro golpe para un San Fernando que compitió de forma muy seria en el Viejo Nervión frente a un Sevilla Atlético que siempre anduvo a remolque, de juego durante más de una hora y también de marcador pues fue el primero en encajar gol. Sin embargo cuando todo parecía favorable para los isleñños, acto seguido a un triple cambio local, el once visitante encajó el empate en un despiste y al poco su central Oca era expulsado por doble tarjeta. En el último cuarto de hora los diez de La Isla en el campo jugaron con agobios pero se defendieron con orden, pero justo poco antes del pitido recibieron el segundo y se quedaron sin nada.

Los locales saltaron muy fuertes al césped, tratando de imprimir un alto nivel de exigencia en lo físico y con un Pejiño especialmente activo en el carril izquierdo. A esa fuerte apuesta del filial respondieron los visitantes con mucho aplomo y generando además la primera llegada a línea de fondo, en el minuto tres con un córner que de no haberse equivocado el colegiado hubiesen sido dos consecutivos. Eso tampoco afectó a los rojillos, pues en el minuto cinco ya habían botado otro desde la esquina y además se habían hecho con el control del cuero. Los azulinos pasaron a tocar y tocar la bola pero sin prisas, buscando el control y el orden más que el riesgo o la verticalidad. Congelaron por completo a un Sevilla Atlético que, cumplido el primer cuarto, sólo tenía bríos para defenderse en su parcela de campo, porque cabe comentar que la primera llegada sevillista a puerta todavía no se había producido. Así y todo, al conjunto isleño también le costaba llegar con claridad al área, pues rondarla la rondaba con insistencia, pero no había tenido ninguna de verdadero peligro.

Dos amarillas en menos de un minuto a la pareja de centrales visitantes, Oca y Lolo Guerrero, ambas muy justas, ensombrecieron el rostro de José Pérez Herrera y cambiaron el sentido anímico del juego. Llegado al veinte el Sevilla Atlético había salido de la cueva y aunque sin tener ni una clara generaba inquietud en la zaga rival. Pero la cosa no duró demasiado y al poco el San Fernando avisaba. En el ecuador de la primera parte se vio la mejor ocasión hasta el momento y fue para los isleños, pero la bonita jugada colectiva que Jacobo se disponía a finalizar fusilando la red la abortó in extremis el defensor blanco Felipe Chacartegui. Esta llegada y otra anterior de Lolo Guerrero, en la que tampoco pudo engatillar desde el punto de penalti, volvieron a meter el miedo en el cuerpo a un filial que una vez más se veía obligado a defender en exclusividad. Los minutos pasaron con pocos alicientes que contar, un remate alto de Oca en el 35', pues esa sería sin duda la fase más aburrida de una primera parte que terminó con dos amarillas más para los visitantes, una para el míster José Pérez y otra más preocupante para otro defensa como Gabi Ramos.

Nada más comenzar la segunda el local Pejiño tuvo la mejor de los suyos hasta el momento, pero su disparo con rosca desde la frontal no cogió puerta por poco. Uno más tarde de nuevo Pejiño pisaba área hasta llegar a línea de fondo y sacar un pase que no tuvo rematador. El filial volvía a ingresar en el campo muy fuerte, pero de nuevo la contestación isleña fue buena y en el 52' Lucho García mandaba a la esquina con muchos apuros un disparo de Bruno con la izquierda directo a la escuadra. En segundos de nuevo Lucho García se veía obligado a intervenir ante otro chut y en minutos su portería se vería seriamente acosada. Justo antes de cumplirse la hora el San Fernando conseguía abrir la lata en una buena jugada de toque colectivo por el carril izquierdo que el 10 rojillo terminó con un pase a la cocina que el local Berrocal alojó en su red en su intento de despejarlo ante la presencia de un Pau Franch, que sería sutituído al poco por Buba Bakari.

El tanto encajado aceleró al once local y rápidamente recibió dos contras que pudieron suponer el segundo. Pero entonces, uno antes del 70', el entrenador local Luci decidió jugársela y realizó un triple cambio. La osadía dio sus frutos porque segundos más tarde Rubén Ramos le sacaba una a bocajarro a Chacartegui y el rechace le caía a un joven Bryan que no perdonaba. El filial hacía el primer gol de la temporada y empataba el choque. Para colmo de males, tres más tarde Oca veía una segunda amarilla totalmente evitable y el equipo se quedaba con uno menos. Eso conidiconó el resto de partido.

A partir de entonces el San Fernando apenas tuvo el cuero y jugó encerrado ante un filial sin las ideas claras pero con mucha fe en la remontada. Los minutos pasaron hasta que uno antes de la conclusión y en pleno acoso sevillista el más joven de la plantilla del filial, Bryan, volvía a hacer de las suyas y con una bonita jugada individual, gambeteando por la línea de fondo, terminaba con un pase de la muerte perfecto para que Chacartegui anotara el segundo, el de la remontada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios