fútbol lTercera División

Carrillo, primera opción para el filial

  • El entrenador isleño cuenta con la confianza del club para afrontar el proyecto más austero del Cádiz B en muchos años

Tiempos muy complicados para el Cádiz B, que si continúa bajo los actuales propietarios de la entidad amarilla deberá afrontar la próxima temporada con un proyecto de suma austeridad si se toma como referencia los presupuestos para el filial en los últimos diez años. Casi todos los jugadores de la actual plantilla no van a seguir y los que lleguen serán jóvenes del Balón y juveniles de segundo y tercer año. El brutal recorte de salarios dejará una media mensual de entre 80 y 100 euros, en muchos casos cinco y seis veces menos que en el ejercicio que acaba de concluir. El club confía en Juanma Carrillo para que lidere un proyecto muy comprometido que, además de preparar dentro de las posibilidades a los jugadores para el salto al primer equipo, perseguirá evitar como sea el descenso.

El recorte presupuestario que afecta al club va a salpicar de lleno a las secciones inferiores, siendo el Cádiz B uno de los equipos que más va a acusar esa reducción. Lejos van a quedar los 200, 300 ó 400 euros por jugador de la campaña que acaba de finalizar, pues la dinámica debe cambiar y, salvo excepciones, no habrá más remedio que montar un plantel puramente gaditano entre la capital y la provincia. Quizás Florencio (Cáceres) y Alberto (Málaga) puedan ser los únicos foráneos del futuro Cádiz B, aunque en sus casos porque están estudiando en la capital gaditana. Ahora más que nunca tendrá que prevalecer la ilusión por querer ser futbolista y jugar en un filial por encima de cubrir aunque sea los gastos de gasolina, que en muchos casos será imposible con el dinero que van a recibir los canteranos del filial.

El Cádiz B 2011-2012 está llamado a seguir en las manos del técnico que lo ha dirigido en el tramo final de la pasada Liga, después de la polémica salida de Ángel Oliva, porque es la apuesta del club. Carrillo tendrá que lidiar con una situación que, a priori, será adversa por la excesiva juventud (entre 18 y 19 años) e inexperiencia del plantel, pues algunos jugadores aterrizarán en Tercera procedentes de la Liga Nacional juvenil.

El reto es enorme pero al mismo tiempo es toda una prueba para ver la madurez deportiva y el nivel de competitividad de futbolistas que en algunos casos podrían ser todavía menores de edad. Es por ello que resultará fundamental tener mucha paciencia con la situación a lo largo de la campaña seal cual sea la posición del filial en la clasificación -lo que ha faltado esta temporada con Oliva a pesar de ser un hecho la carencia de efectivos- y la posibilidad de sufrir derrotas dolorosas frente a los teóricos gallitos del grupo X.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios