Linares | cádiz · la crónica

Carlos y oficio, igual a triunfo

  • Práctico El Cádiz vence sin buen juego pero demuestra que también es capaz de ganar siendo seguro atrás Clave Guiado por el gran partido del ex del Linares supera a un rival muy inferior

Seis de siete, eso lo dice todo. El Cádiz fue a Linares con el objetivo de ganar y lo logró a base de oficio y también de calidad. Porque de todo tiene este equipo que está ensamblando Javi Gracia y que, con altibajos, está demostrando que va a pelear por terminar como campeón del grupo.

Fue un partido para haberlo ganado con más claridad, pero una vez más tuvo que sufrir más de la cuenta por el gol encajado en el inicio de la segunda parte. En líneas generales, el Cádiz fue muy superior a su rival, pero después de ir por delante con dos goles de ventaja, le dio vida con un tanto en una jugada aislada y no respiró tranquilo hasta que Carlos acabó con las esperanzas locales en el tiempo de prolongación.

Decía el entrenador del Linares que su equipo debía tomar precauciones con el Cádiz y se lo tomó muy en serio. Desde el minuto uno se vio que el equipo local sólo aspiraba a no perder, a verlas venir con la intención de que sonara la flauta. A ello se unía que los cadistas habían salido desde el inicio con la actitud que cabía esperar, decididos a llevar la iniciativa y a resolver lo antes posible.

Como casi siempre, el Cádiz comenzó a crear peligro por la derecha. Enrique le daba la tarde al lateral de turno y Cristian campaba a sus anchas, incluso conduciendo el balón por el centro. El Linares esperaba atrás, sin presionar, y sólo teniendo una especial atención sobre Carlos. Pero el ex jugador del Linares no vio así mermado su rendimiento porque ofreció un primer tiempo esplendoroso. Casi todas sus intervenciones fueron exitosas, dando velocidad en el toque y salida al balón en el pésimo césped de Linarejos.

Hasta seis córners llegó a sacar el Cádiz en la media hora. El Linares, obsesionado por los muchos goles encajados hasta el momento, los defendía con los once futbolistas dentro de su área. El dominio era apabullante, pero faltaba claridad en los amarillos cuando llegaban a la portería del Linares.

A la media hora despertaba tímidamente el equipo jiennense con algún acercamiento mínimamente peligroso. Y parecía que el Cádiz estaba esperando que esto se produjera porque, a renglón seguido, Carlos adelantaba a su equipo marcando de volea tras un buen centro de Raúl López. La izquierda también existe. Cabía esperar que el Linares reaccionara, pero se vio más de lo mismo hasta el final del primer tiempo. Los tímidos intentos de los locales eran desmontados por el equipo local y sólo faltaba algo más de frescura de ideas para que llegara el segundo. Ormazábal y Enrique lanzaban fuera en el tramo final, pero Toedtli no faltaba a su cita con el gol de cada jornada y marcaba el 0-2 al filo del descanso tras rematar, solo, un buen centro de Enrique. La zaga del Linares reclamó fuera de juego del extremeño, pero el colegiado dio validez al tanto.

Todo estaba de cara, pero la cosa se complicó cuando Rafa marcaba a la media vuelta en una acción en la que la zaga amarilla no supo despejar un balón servido desde la derecha por Castellano. El Linares se metía en el partido y se podía esperar un asedio en toda la segunda parte, pero no fue así. El equipo de Rafael Román carece de calidad para llevar el mando de forma continuada y el juego no cambió en exceso. Eso sí, el Linares atacaba con más fe que en el primer periodo y Pedro Díaz estuvo cerca de marcar en el minuto 62.

El conjunto local presionaba más arriba y el Cádiz salía jugando sin excesivos apuros, pero no llegaba con peligro y parecía incapaz de matar el partido. Con el paso de los minutos el empate se iba convirtiendo en una posibilidad más creíble y Vera rozó el tanto con un lanzamiento de falta en el 67. Al Cádiz le duraba muy poco el balón en su poder y eso era aprovechado por el Linares, que incluso con uno menos por la clara expulsión de José Manuel, que agredió a Fleurquin, era capaz de acosar al conjunto cadista.

Pero si de algo adolece este Linares es de falta de pegada y eso facilitó que el Cádiz terminara haciendo el tercer tanto al contragolpe, en una acción en la que Carlos hizo muy fácil lo que para otros es un mundo. Con un jugador así, el líder de la categoría tiene un plus de calidad sobre el resto. Y, según se vio ayer, también cuenta con oficio y solvencia. Una mezcla esperanzadora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios