fútbol primera andaluza

Calma en el banquillo

  • Jesús Moreno, segundo técnico del Recre Portuense, considera que el equipo "está virtualmente salvado"

Jesús Moreno. Jesús Moreno.

Jesús Moreno. / f.l.

Jesús Moreno Utrera, segundo entrenador del Recreativo Portuense, considera que el equipo está "virtualmente salvado, aunque aún no de forma matemática", tras imponerse el pasado domingo en Los Cortijillos. Los rojiblancos ocupan el décimo lugar de la tabla, con 37 puntos, a 9 del Estella, que marca el descenso, cuando sólo restan doce en disputa y teniendo en cuenta que entre ambos se sitúan Chipiona (36), San José Obrero (34), Jédula (32) y Sanluqueño B (30).

"Sabíamos que, tras el desplazamiento a Guadiaro, nos esperaba un calendario más asequible y hemos aprovechado la oportunidad. Nos impusimos a Sanluqueño B y Los Cortijillos, nos toca ahora recibir al Rivera, condenado a Segunda Andaluza, y después viajaremos a Estella", comenta el segundo técnico, que entiende que el conjunto "va bastante bien si tenemos en cuenta los problemas extradeportivos padecidos, que supusieron la marcha de futbolistas como Cabello, Natera o Maikel, uno de los mejores centrales de la categoría".

Moreno Utrera, un portuense de 34 años que en principio iba a entrenar al juvenil B, aceptando posteriormente la propuesta de la entidad de ayudar a Carlos Camacho, estima que la plantilla "ha hecho una buena piña, lo que nos ha permitido salir adelante". Detalla que efectivos como Borja Peinado, Dani Quirós, Víctor, Campillo o Rafi Cruz "han tirado del vestuario cuando la cosa estaba muy fea", destacando también la capacidad de reacción del propio cuerpo técnico para incorporar sobre la marcha a jugadores como Kevin, Bienve o Kike, que ofrecen un gran rendimiento y han ayudado a cosechar siete puntos en las tres últimas jornadas, "levantando la situación surgida tras caer 2-5 frente al Bazán".

Jesús Moreno, para quien la temporada ha deparado arbitrajes muy dispares, confía en que el Recre se imponga ante el Rivera y ofrezca una alegría a los suyos, en una campaña en la que no siempre se ha desplegado una buena imagen en el Marcos Monge.

El choque de ida ante los paterneros inspira un mal recuerdo (un Rivera inmerso en la zona baja se imponía 3-2 a los portuenses en una cita que el segundo entrenador rojiblanco recrea como "rara, ante un adversario muy guerrillero, motivado en un día de lluvia y viento en el que encajamos tres goles tontos, haciendo inútiles el de Rafi Cruz y el de Cabello"), pero sus augurios son optimistas de cara a un encuentro de vuelta que llega en una coyuntura muy distinta para ambos y que tendrá lugar una vez finalice la Semana Santa, pues llegan dos fines de semana de parón.

El segundo entrenador portuense espera disfrutar entonces de un día feliz de fútbol junto al primer técnico, Carlos Camacho, con quien afirma sentirse "perfectamente, aprendiendo mucho, agradecido de haberme dado el sitio en el equipo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios