Deportes

El Cádiz B se sobrepone a sus problemas a base de fe

  • Los amarillos realizan un ejemplar derroche de pundonor para remontar con todo merecimiento el gol del Algeciras

Cádiz b: Juánfer, Javi Catalán, Paris, Poli, Robert, Álvaro López, Lolo, Juanito (Gabi, 83'), Fran, Dieguito (Antonio, 90') y Rubén Pérez (Adrián, 85'). algeciras: Reina, Roberto, Mena, Benítez, Johny, Nico Bezares, Javi Chico (Iván, 82'), Juanma Cruz (Juanito, 70'), Raúl Domínguez (George, 74'), Alvi y Chapi. Árbitro: González Cantador (cordobés). Amonestó a los locales Juanito, Fran y Dieguito, y a los visitantes Johny, Roberto y Nico Bezares. Goles: 0-1 (30') Alvi. 1-1 (53') Roberto, en propia portería. 2-1 (64') Dieguito. Incidencias: Unos 200 espectadores en las instalaciones de El Rosal.

Ni un pero al compromiso que mostraron ayer los jugadores del Cádiz B para lograr una victoria vital ante un rival difícil al que, además, tuvo que remontar en las instalaciones de El Rosal. El filial amarillo se sobrepuso a todas las adversidades que le vienen dinamitando la moral esta temporada, y se olvidó de que el jueves pasado sólo contaron con diez jugadores para preparar un encuentro de tanta transcendencia. Ese día, Ángel Oliva ni siquiera tuvo portero para, al menos, ensayar acciones que fueran lo más parecido a la realidad. La realidad del Cádiz B es que sigue dando la cara con una carencia brutal de efectivos, que es capaz de pasar por encima de un histórico como el Algeciras -ocupa plaza de fase de ascenso- y que se resiste a bajar los brazos aunque sean pocos los que estén subidos en el barco rumbo a la permanencia. Al filial le falta mimo, cariño y bastante más respeto por parte del club para dejar de preparar los partidos como si fuera un equipo de barrio.

Al encuentro le costó entrar en calor como consecuencia de la falta de profundidad de los dos equipos y la dificultad que entrañaba el viento. Precisamente el aire estuvo a punto de costarle un disgusto a Reina en un lanzamiento de falta de Paris que se envenenó y el balón tocó en el travesaño. Cuando parecía que el equipo de casa le había tomado el pulso al choque, una mala cesión de Robert dejó a Alvi con todo a favor para, tras sentar a un defensor, mandar el balón al poste más alejado de Juánfer.

El tanto fue un trago duro de digerir para los amarillos, que al menos no se descompusieron como otras veces y supieron rearmarse para ser un bloque que alcanzara el descanso con la cabeza alta a pesar de ir perdiendo. El mensaje de Oliva en el vestuario fue claro en cuanto a que de nuevo un error había costado demasiado caro, pero que el equipo estaba en el camino correcto. Y siguieron jugando igual salvo que aumentando la intensidad e incluso la presión en la salida de los algeciristas. Si a esto le unimos que en el empate apareció la fortuna que ha faltado muchas veces, el equipo fue a más. La suerte llegó con la falta ejecutada por Lolo cuya caída del balón tocó en la pierna de Roberto y sorprendió a Reina.

Definitivamente el choque cambió pero hubo una acción clave que pudo desbaratar el sueño cadista. La tuvo el excadista Juanma Cruz en un mano a mano en el que resolvió mal ante la salida de un Juánfer que adivinó que el extremo iba a intentar levantarle el esférico.

La antesala del segundo gol del filial la puso Lolo con una magnífica acción personal que Fran resolvió con la mala fortuna de que se cruzó un zaguero en su lanzamiento. La siguiente jugada fue el gol de Dieguito, que sacó un testarazo raso que se coló junto al poste izquierdo de Reina, donde más duele a un portero.

Quedaba un mundo hasta el minuto 90 pero el Cádiz B no estaba por la labor de tirar a la basura todo el esfuerzo realizado para inclinar la balanza a su lado. Sufrieron los centrales por culpa de la velocidad de Alvi, que se perdió en regates cuando tuvo a tiro la igualada. Y sufrió Juanito, a quien le está pasando factura jugar sí o sí debido a la falta de efectivos, cuando ha estado muchos meses parado por culpa de una grave lesión. Parará el próximo fin de semana, pero será por acumulación de cinco amarillas. Otra baja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios