Deportes

El Cádiz B, felicidad plena casi al final

  • Los amarillos tumban al Ceuta sin jugar bien gracias a un penalti sin discusión transformado por Sergio

Jordi Tur pugna con Polaco, que pierde el equilibrio. Jordi Tur pugna con Polaco, que pierde el equilibrio.

Jordi Tur pugna con Polaco, que pierde el equilibrio. / cádiz cf

El Cádiz B encontró en la tarde de ayer el premio gordo que mereció y se le resistió ante el Espeleño hace dos jornadas, al vencer por la mínima al Ceuta en el campo Ramón Blanco, que contó con una destacada afluencia de espectadores para tratarse de un día laboral. El filial amarillo empezó bien y llevó el paso prácticamente hasta el minuto 40, si bien la cuenta con el gol volvió a fallarle. En los instantes finales del primer periodo el equipo visitante se estiró y esa tendencia la mantuvo buena parte del segundo periodo. Un penalti claro de David Gallardo sobre Pekes resultó decisivo para que el triunfo se quedara en el casillero amarillo.

El conjunto de Juanma Pavón salió dispuesto a no dejarse amedrentar por un enemigo que busca el ascenso a Segunda B. La labor defensiva cadista fue correcta y el liderazgo en ataque lo llevó con decisión. De esta manera Pekes dio el primer aviso (5') con un lanzamiento que acabó en el lateral de la red, a lo que siguió un cuarto de hora después un chut raso de Chapela que Fermín sacó con una mano. Dominó el cuadro de casa a pesar de lo que costaba generar un peligro evidente, si bien siempre estuvo más cerca de ganar.

Tras el paso por vestuarios el filial gaditano perdió protagonismo y éste pasó a poder del Ceuta. Todo ello sin que Christian Arco sufriera en exceso, aunque el lanzamiento en parábola de Prieto, en el 47', resultó un aviso de que las cosas estaban cambiando. No estaba cómodo el propietario del campo y el cuadro caballa lo intentaba, ahora con un tiro alto de Ismael Maruja.

Cuando Pavón dio aire desde el banquillo, el filial cambió de forma leve la cara y alcanzó el tramo decisivo del choque por encima del Ceuta en la carrera por el triunfo. Braganza, en una buena acción personal, puso en apuros a Fermín en un centro-chut, mientras que Luismi, ya en el 80', botó una falta que Sergio tocó con el pie en el primer palo y el balón se le fue alto por poco. El empuje amarillo antes de que el reloj alcanzara el minuto 90 lo cerró Braganza con un tiro que se fue por encima del travesaño.

En la prolongación llegó el éxtasis; un balón al área provocó que David Gallardo sujetara claramente a Pekes. Un penalti sin discusión que Sergio transformó ante el delirio del equipo y la afición. Enorme la decepción del portero Fermín, que un minuto antes del penalti perdía tiempo de manera descarada.

Con esta victoria el Cádiz B se mete ya en la lucha por el primer puesto del grupo X, del que fue dueño y señor la pasada temporada, lo que confirma que Pavón y sus pupilos están en sintonía para vivir otro curso exitoso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios