Deportes

Cádiz B y Alcalá, goles e intensidad

Cádiz B y Alcalá ofrecieron ayer uno de esos encuentros que hacen feliz a los aficionados. Los dos equipos pusieron toda la carne en el asador para ofrecer un fútbol alegre que se tradujo en constantes llegadas a ambas áreas, lo que fue un sufrimiento para los porteros y una delicia para los amantes del balompié. Los dos equipos merecieron ganar, pero lo hizo el que mostró mayor pegada y efectividad.

Desde el primer minuto de juego se dejaron ver dos conjuntos bien situados y que protagonizaban una encarnizada lucha táctica y técnica por hacerse dueño del control en la medular. La calidad del filial cadista contra la experiencia del conjunto sevillano, un choque de trenes que dio paso a un fútbol rápido que rebosó verticalidad. De esta forma, al llegar al minuto 20 el cuadro de casa había buscado la portería de Tomás hasta en cuatro ocasiones, todas ellas en lanzamientos de media y larga distancia a cargo de Polo (13'), Israel (14'), Gasca (18') y Alberto (20'), aunque en ningún caso pudieron superar al cancerbero visitante. Sin embargo, la primera ocasión que tuvo el Alcalá fue la soñada por cualquier delantero, ya que José Antonio rechazó un centro y el excadista Blanco, sólo y a tres metros de la línea de gol, envió el esférico fuera ante la desesperación de su técnico, José Antonio Asián.

La última acción reseñable del primer periodo fue un mal despeje de Ávila, tras centro de Israel, que a punto estuvo de colarse en su propia portería. Todo ello con el defensa Pana solicitando el cambio por unos problemas en una rodilla, lo que se convertía en un contratiempo para los hispalenses.

A la vuelta de vestuarios el ritmo del juego descendió un poco aunque la llegada de los goles provocó la animosidad de los seguidores locales. Riki, que está tocado con una varita -sus goles han dado nueve puntos en el último mes-, mandó a la red dos balones en apenas cuatro minutos. El primero, de manera excepcional tras un pase aún mejor de Alberto; el segundo, de cabeza al recibir un centro de Caballero, quien estuvo afortunado a la hora de controlar el cambio de orientación de Gasca.

Juanma Carrillo retiró a los jugadores más cansados y el Alcalá metió el miedo en el cuerpo con un gol tan absurdo como merecido, que vino a la salida de un córner en el que la zaga cadista falló en bloque. A renglón seguido llegó la jugada clave, ya que Israel, que salió en posición correcta, aprovechó un pase sobre la adelantada defensa visitante para marcar a placer tras engañar al portero con un movimiento con el cuerpo. Un tanto muy bonito y aplaudido que sentenciaba el choque entre dos equipos que ayer estuvieron a gran altura.

Cádiz B: José Antonio, Sergio, Gasca, Michelle, Tito No, Polo, Alberto (Titi Romero, 78'), Sana, Riki (Japón, 80'), Israel y Manuel Caballero (Migue Valiente, 74'). Alcalá: Tomás, Pana (Manu, 45'), Jaime, Álex Hornillo, Ávila, Jorge Vázquez, Gonzalo, Sema (Álvaro, 59'), Juan Antonio, Melo y Blanco (Moya, 74'). Goles: 1-0 (54') Riki. 2-0 (58') Riki. 2-1 (83') Gonzalo. 3-1 (84') Israel. Árbitro: Fernández Muñoz (cordobés). Amonestó a los locales Michelle, Polo, Israel y Migue Valiente, así como a los visitantes Ávila, Jorge Vázquez y Blanco. Incidencias: Partido celebrado en el campo número 4 de El Rosal. Unos 200 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios