Deportes

Bezabeh recupera el oro

  • El fondista, único suspendido por la 'operación Galgo', revalida el título cuatro años después Los chicos repiten corona y las chicas son terceras

El 9 de diciembre del 2010 los cimientos del atletismo español se removieron con el estruendo de la operación Galgo, la supuesta trama de dopaje que al principio tuvo como víctima mediática a Marta Domínguez -luego absuelta- y luego se saldó con un solo sancionado: Alemayehu Bezabeh. En vísperas de cumplirse el tercer aniversario del gran escándalo, Bezabeh regresó al cajón más alto del podio europeo después de haberse comido el único marrón de aquella trama: dos años de suspensión por tentativa de dopaje.

El atleta de origen etíope fue interceptado aquél día por agentes de la Guardia Civil cuando, según confesó él mismo en la Federación Española, se disponía a recibir una transfusión de su propia sangre en El Escorial. Fue apartado inmediatamente del equipo que estaba a punto de viajar a Portugal y no pudo defender en Albufeira el título europeo de cross que había conquistado en 2009 en Dublín con una soberbia exhibición, reventando al mismísimo Mo Farah.

Bezabeh, plusmarquista español de 5.000 metros, recuperó en Belgrado aquel título de 2009 y ayudó al equipo español a revalidar su corona por equipos. Puntuaban los 15 primeros y esos puestos entraron Mohamed Marhoum (sexto), Iván Fernández (undécimo) y el sevillano Antonio Jiménez Pentinel (duodécimo). Antonio Abadía (22º) y Javier Guerra (42º), completaron el conjunto español.

El turco Polat Kemboi Arikan, campeón de Europa de 10.000 en pista, aceleró en el segundo mil, llevándose a Bezabeh, antes de sufrir un tropiezo y rodar por la hierba. Entonces, el español aceleró el ritmo al comprobar que Arikan regresaba a la cabeza, aumentando su ventaja, y se fue solo, para cruzar la meta con un tiempo de 29.11 minutos, por delante de Arikan, plata, y el británico Andy Vernon, bronce.

Ese mismo metal se colgó el equipo femenino, en una prueba en la que la irlandesa Fionnuala Britton aspiraba a convertirse en la primera mujer que conquistaba tres títulos consecutivos, pero la obstaculista francesa Sophie Duarte le arrebató tal gloria. La gala se impuso con cinco segundos de ventaja sobre la británica Gemma Steel y el tercer puesto fue para la portuguesa Dulce Félix, que consiguió su cuarto metal consecutivo, aunque se le resiste el oro. La cántabra Iris Fuentes-Pila, décima, encabezó una sobresaliente actuación española, premiada con la medalla de bronce por equipos (cuarto de la historia), como hace tres años en Portugal. Diana Martín (14ª), Lidia Rodríguez (16ª), Marta Silvestre (21ª), Teresa Urbina (30ª) y Alba García (42ª) completaron la lista de las españolas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios