brasil

Bélgica, una 'chinita' hacia el nuevo título

  • La 'canarinha' afronta ante los europeos su duelo más exigente hasta ahora

  • "El respeto existe", dice Willian

El brasileño Willian gesticula durante la rueda de prensa de ayer en Sochi. El brasileño Willian gesticula durante la rueda de prensa de ayer en Sochi.

El brasileño Willian gesticula durante la rueda de prensa de ayer en Sochi. / RONALD WITTEK / efe

La selección de Brasil realizó sus últimos entrenamientos en su base mundialista de Sochi, que abandona hoy definivamente para jugar mañana ante Bélgica en Kazán en busca del pase a las semifinales de Rusia 2018.

En caso de ganar el que es considerado a priori como el choque más potente de los cuartos de final, la canarinha se instalará luego en San Petersburgo, a la espera de conseguir ahí el ticket a la final del 15 de julio en Moscú.

El plantel liderado por Tite se entrenó casi al completo en el complejo Yug Sport a orillas del Mar Negro, base de la verdeamerela desde comienzos de junio.

Sólo Paulinho, que se retiró con molestias en la espalda en el triunfo por 2-0 ante México en octavos, no participó en las prácticas, aunque fuentes del cuerpo médico aseguraron que el centrocampista no tiene problemas y que realizó únicamente unas prácticas "regenerativas". A su lado sí debe haber un cambio el viernes. Fernandinho debe sustituir ante los diablos rojos a Casemiro, suspendido tras ver su segunda tarjeta amarilla frente al Tri.

"Es muy importante para nosotros, sin duda que es complicado que quede fuera", admitió Willian tras el entrenamiento. El punta del Chelsea, uno de los mejores hombres de Brasil ante México, consideró sin embargo a Fernandinho como la opción ideal para enfrentar a la poderosa ofensiva belga. "Son dos jugadores parecidos, jugadores que marcan fuerte", destacó.

El cambio en el centro del campo es uno de los más sensibles para el equipo de Tite, ya que Casemiro fue hasta ahora un hombre clave para desarmar los contragolpes de los rivales y la canarinha se medirá mañana al potente ataque belga liderado por Eden Hazard, su compañero en el Chelsea.

"Todos son grandes jugadores, de mucha calidad", elogió Willian. "Prácticamente todos juegan en clubes grandes", señaló y mencionó luego a otro de sus compañeros en Londres, el meta Courtois. "Es alto, tenemos que hacer algo especial para convertir contra él", analizó.

El atacante brasileño, sin embargo, rechazó la idea de que el choque con Bélgica sea la prueba más difícil para Brasil hasta ahora en Rusia. "En el Mundial no hay partido fácil, todo adversario es difícil", advirtió. "El respeto existe, pero independientemente del adversario tenemos que mantener la misma idea de juego", añadió.

Brasil viaja por la mañana a Kazán y realizará sus últimos entrenamientos antes del partido con Bélgica por la tarde en el estadio del Rubin Kazan.

El duelo entre la canarinha y los diablos rojos es considerado como el plato fuerte de los cuartos de final, ya que los dos equipos son los dos que más convencieron hasta ahora.

Brasil, que aspira a ganar en Rusia su anhelado hexacampeonato del mundo, sólo recibió un gol en contra en su debut ante Suiza y es uno de los equipos más fuertes y constantes del torneo.

Su gran estrella, Neymar, hizo un gran partido ante México en octavos, después de haber tenido un comienzo flojo y de haber recibido una lluvia de críticas por su tendencia a simular.

Bélgica, por su parte, dio hasta ahora una exhibición en el torneo gracias a la potencia de Hazard, De Bruyne, Mertens y Romelu Lukalu. Los diablos rojos aspiran a ganar en Rusia su primer gran título internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios