Triatlón | VII TriHércules

Bastos, de principio a fin

  • El gaditano se adjudica en la capital una prueba que domina con claridad desde el segmento de natación

Alfonso Bastos levanta los brazos al llegar a meta. Alfonso Bastos levanta los brazos al llegar a meta.

Alfonso Bastos levanta los brazos al llegar a meta.

El gaditano Alfonso Bastos se ha adjudicado la séptima edición del TriHércules Cádiz, una prueba que el integrante del AD Sevilla y Club Natación Cádiz dominó de principio a fin, consiguiendo en el segmento de natación una ventaja que supo conservar después tanto en el de ciclismo como en el definitivo de carrera a pie.

Con la Glorieta Ingeniero La Cierva como epicentro de la cita, numerosos espectadores se dieron cita en las inmediaciones, tanto por la avenida como por el Pase Marítimo, para seguir las evoluciones de los 450 participantes inscritos, que tuvieron que hacer frente no sólo a la dureza propia de un triatlón sprint sino a la dificultad añadida que representó el calor y el viento.

Pese a la adversidad, Bastos marcó en meta un gran crono de una hora y tres minutos, concluyendo por delante del único rival que puso en entredicho su triunfo, el isleño Jesús Rodríguez, que acabó muy castigado por las exigentes condiciones.

La organización, a cargo del Club Deportivo Cádiz Costa de la Luz con la colaboración del Ayuntamiento y la Diputación Provincial, encontró esta vez más complicaciones como consecuencia de las obras que se están llevando a cabo en esa zona de la ciudad y que propiciaron algunas modificaciones en el recorrido.

De este modo, los triatletas llevaron a cabo los 750 metros del segmento a nado junto al Hotel Playa Victoria. Posteriormente afrontaron 20 kilómetros tras la transición a la bicicleta con una ida hasta Torregorda y vuelta hasta la Plaza Helios, de nuevo ida a Torregorda y regreso hasta Ingeniero La Cierva. Finalmente, los 5 kilómetros del segmento de carrera supusieron para los competidores llegar hasta la altura de la Plaza Asdrúbal, vuelta para cambiar el sentido junto a la calle Brasil, de nuevo hasta Adrúbal y regreso a la meta situada en Ingeniero La Cierva.

Un trazado un tanto enrevesado que generó confusión entre los participantes, sobre todo en el tramo de carrera a pie, e incluso cierto riesgo en el de ciclismo, especialmente en el cambio de sentido junto a la Comisaría de la Policía Local.

Pese a ello, el ambiente festivo prevaleció por encima de todo en una jornada que consolida al TriHércules como una de las grandes pruebas del calendario deportivo de la Tacita de Plata.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios